Ahorro

5 fallas que cometes al tratar de ahorrar, y cómo resolverlas

Lo primero que tienes que hacer es poner los pies en la tierra, y ver cómo te encuentras financieramente con total franqueza; estos consejos te ayudarán a lograrlo.

Por Ivo Esqueda

-
Si quieres corregir tus problemas financieros, pero no tienes idea de cuánto debes ni cuánto gastas entonces estarás a ciegas sobre tu punto de partida o qué aspectos necesitan tu atención más urgente. (Pixabay)

Si quieres corregir tus problemas financieros, pero no tienes idea de cuánto debes ni cuánto gastas entonces estarás a ciegas sobre tu punto de partida o qué aspectos necesitan tu atención más urgente. (Pixabay)

El ahorro de dinero es algo tan sencillo como un hábito saludable que, cuando lo dominas, te permite pasar por menos dificultades financieras que si simplemente no tuvieras de qué echar mano cuando algo se sale de control por factores que no están en nuestras manos –una enfermedad, accidente o lo que se te ocurra- aunque tampoco se trate de una panacea, pero piénsalo bien y encontrarás que siempre conviene tener un guardadito.

Y aunque cada persona tiene necesidades distintas, que enfrenta con diferentes formas de administrarse, no estará de más que analices tu propia situación personal para implementar esos consejos que por todos lados escuchas sobre cómo manejar tu dinero para evitarte problemas.

Plan financiero

Para saber qué hacer con el dinero que ganas en el mes o quincena, no hay como administrarte con un presupuesto. Con él podrás llevar un control de lo que ganas y adónde va a parar cada peso que con esfuerzo trabajas por obtener; una vez sepas en que gastas tus ingresos. No tardarás en ver consumos que si bien parecen pequeños gustos que no perjudican a nadie, bien puedes prescindir de ellos porque a quien afectan es a tu bolsillo una vez te des cuenta de cuánto dinero pierdes sin darte cuenta.

Si ya tienes un plan con los gastos de cada mes, el presupuesto será tan importante y de tanta ayuda que podrás ir haciendo previsiones de tus gastos a futuro, de modo que no puedas aplazar obligaciones inevitables pues podrás ver con meses de anticipación cómo solucionaras y estar preparado a la hora que lleguen esos gastos pesados.

Si ya acostumbras ahorrar y hasta manejas un fondo de emergencia, pero guardas el dinero físicamente para tenerlo al alcance cuando lo necesites, entonces estarás perdiéndolo de a poco con la inflación. (Pixabay)

Gastar de más

Cuando no registras un presupuesto, parece muy fácil e inocente gastar en cosas que no necesitas; lo único que obtienes con eso es que al fin de la quincena te quedes pensando en qué se fue el dinero si a fin de cuentas no compraste nada de lo que necesitabas para ti.

De poco a poco, esos gastos van a llevarse tu quincena y no verás siquiera adónde, así que anotando cada uno de esos gastos –cada uno, absolutamente todos- al fin de mes sabrás qué has estado haciendo mal y exactamente cómo arreglarlo.

Lea Bitcóin será inversión de refugio si economía colapsa

Fondo de emergencia

Cuando comienzas a hacer un ahorro, procura comenzar con un fondo para emergencias, que sea equivalente a seis semanas de sueldo, de modo que ningún imprevisto te encuentre desprevenido.

Una manera de que estos recursos no vayan perdiendo su valor adquisitivo con el tiempo es colocándolo en instrumentos de liquidez como el caso de los Cetes, Bonddia o Sofipos a plazos cortos para proteger tu ahorro de la inflación.

Te recomendamos en Cardamomo: Qué puede desayunar, comer y cenar un diabético

Sé honesto con tu estado financiero

Si quieres corregir tus problemas financieros, pero no tienes idea de cuánto debes ni cuánto gastas entonces estarás a ciegas sobre tu punto de partida o qué aspectos necesitan tu atención más urgente. Haz tu presupuesto, no te engañes ni ocultes nada y anota todo para que puedas ver con claridad los próximos pasos a dar –y puedas darlos con seguridad-.

No invertir

Si ya acostumbras ahorrar y hasta manejas un fondo de emergencia, pero guardas el dinero físicamente para tenerlo al alcance cuando lo necesites, entonces estarás perdiéndolo de a poco con la inflación. Así al invertirlo lo podrás proteger de que vaya perdiendo su valor y aún más, te brindará una solidez financiera que no alcanzarás solamente viviendo con los ingresos de tu trabajo.

Para más información sobre este y otros temas, visita la sección de Ahorro de Mi Bolsillo.

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Ahorro