Activos vs Pasivos y cómo te afectan.
Ahorro

Activos vs Pasivos y cómo te afectan

Si no tienes un buen balance entre los activos y pasivos, nunca tedrás estabilidad en tus finanzas personales.

Por: Mi Bolsillo

Los activos financieros son todos aquellos elementos que meten dinero en tu bolsillo, y los pasivos son los que te lo sacan. Es por eso, que debes tener un balance muy claro, de que si tus activos son mayores que tus pasivos, tu situación financiera será mejor.

En cambio, si tus pasivos son mayores que tus activos, estarás permanentemente en una mala situación para tus finanzas personales. Es en estos dos elementos, activos y pasivos, que debes basarte para manejar tu dinero.

Activos vs Pasivos y cómo te afectan. | Foto: El Debate
Activos vs Pasivos y cómo te afectan. | Foto: El Debate

¿Qué son los activos?

Como lo dijimos anteriormente, se considera activos a los bienes que te dan dinero, porque tienen un valor en el mercado o porque los puedes vender, o son una inversión. Entre ellos están los siguientes:

  • Casas, terrenos, locales, departamentos, etc.
  • Muebles, aparatos electrónicos, herramientas.
  • Obras de arte, joyas, antigüedades.
  • Autos, motos, cortadoras de césped, etc.
  • Cuentas por cobrar, pagarés, préstamos a recuperar, etc.
  • Inversiones en bolsa, sociedades de inversión, cuentas bancarias o de ahorro, cetes, etc.

Ojo, no es recomendable que inviertas en autos, aparatos electrónicos con el objetivo de que ganen valor. Estos sí se consideran activos porque tienen un precio en el que los puedes vender, pero lo van perdiendo (al menos, hasta que se conviertan en reliquias valiosas). En este caso, te sale mejor invertir en bolsa, acciones, o comprar una casa o terreno que gane valor con el paso del tiempo.

¿Qué son los pasivos?

Al contrario de los activos, los pasivos financieros son las cosas que te hacen gastar, o que ya de plano de manera fija "se comen" tu dinero en automático, como pueden ser las deudas por adquisición de bienes, préstamos u otro tipo de créditos. Como ejemplo, están los siguientes:

  • Tarjetas de crédito. Los gastos que hagas a crédito son pasivos que tendrás que cubrir. Significan un compromiso y se comen un porcentaje de tus ingresos.
  • Acreedores. En este renglón ponemos a los préstamos personales o de nómina con bancos, el dinero que pides a prestamistas, familiares o amigos. También las compras que se hagan a plazo fijo.
  • Hipoteca. El pago de tu casa o departamento, en un periodo de tiempo. Para muchas personas es de los más importantes en su vida, porque tardan mucho en pagar o cuando lo hacen, venden la que tienen para adquirir una más costosa.
  • Otras deudas. Cualquier otro tipo de compromiso que se haya adquirido para cubrir a un periodo mayor a los seis meses.

Lea: Cantidad que proponen para salario mínimo de 2020 en México

Lo que te recomendamos es que identifiques claramente cuáles son tus activos y pasivos. Le pongas un valor a cada uno de ellos.

Por ejemplo, si como activos tienes un sueldo, inversiones, deudas por cobrar, muebles, autos, entre otros, suma todo su valor aproximado. Haz lo mismo con tus pasivos y determina si unos son más elevados que otros.

Lea: Sistema de pensiones se queda corto por estas razones

Si tus pasivos son más elevados que tus activos, se debe encender un botón de alerta. Checa si tienes activos que puedas usar para eliminar pasivos urgentes que le hacen daño a tu economía.

Es decir, si tienes un aparato electrónico que no usas, se está depreciando, pero por otro lado traes una deuda a largo plazo con muchos intereses, usa tu activo para eliminar ese pasivo. Ello evitará que pierdas más dinero, a la vez que usas un activo que se estaba depreciando.

Es por ello muy importante que si vas a comprar a crédito, lo hagas como última opción y que sea además por un producto que te va a dar más valor (como herramienta para tu trabajo o equipo para tu negocio) y cuya vida útil sea mayor a lo que vas a dudar pagando el crédito.

Lea: Si tienes disciplina, puedes ahorrar

TE RECOMENDAMOS