Es una estrategia bastante agresiva de recorte de gastos, pero te dará beneficios insospechados. (Mi Bolsillo)
Ahorro

Ayuno financiero: qué es y cómo usarlo para ahorrar tu dinero

Un 'ayuno intermitente' en tus hábitos financieros te dará beneficios inesperados, como ahorrar dinero que normalmente se iría en gastos extra.

Por: Ivo Esqueda

Es una estrategia bastante agresiva de recorte de gastos, pero te dará beneficios insospechados. (Mi Bolsillo)

Es una estrategia bastante agresiva de recorte de gastos, pero te dará beneficios insospechados. (Mi Bolsillo)

Para algunas personas el iniciar un ahorro puede ser tan inalcanzable como para otras lo es bajar de peso, pero un método que se ha popularizado recientemente como dieta para perder kilos cuya eficacia o implicaciones a la salud deben ser consultadas antes con un nutriólogo, al menos en el aspecto financiero puede darte excelentes resultados si se traslada su lógica a la hora de programar tu presupuesto mensual.

Estamos hablando de la dieta conocida como “ayuno intermitente”, que cuenta con muchas modalidades y que consiste en dejar de comer –del todo o parcialmente- por un período determinado de tiempo para reanudar la alimentación con normalidad. La dieta no tiene discusión aquí, y cualquier régimen alimentario debe seguirse con asesoría profesional, pero para tu salud financiera, no está de más revisar cómo podemos acomodar esta misma estrategia a nuestro patrón de consumo para sacar algún beneficio a favor de nuestro ahorro.

Conocido ya como “ayuno financiero” puedes seguir este reto de ahorro que te ayudará a librarte de “esos gastos de más” que podrás usar para ir eliminando hábitos de despilfarro que te hacen perder dinero que bien se puede destinar a eliminar tus deudas y eventualmente ir amasando un ahorro con el que tus finanzas personales cambiarán de rumbo para bien. Aunque es un método de ahorro que dura 21 días y es muy drástico, está volviéndose muy popular en los Estados Unidos.

Con este reto dejas de gastar en cosas innecesarias conscientemente, y juntarás pronto el dinero que no sabías que dejabas ir. (Mi Bolsillo)

Esencialmente consiste en dejar de gastar completamente en cosas que no sean fundamentales, o de estricta necesidad como pagar tu casa o renta, alimentación y gastos fijos, por 21 días del mes. Por ello, si aceptas el desafío, deberás decir adiós a la comida en la calle, el café de paso al trabajo o compras en línea, absolutamente nada en esas tres semanas.

Las reglas son muy fáciles de comprender, pero para seguirlas se necesita disciplina y buena voluntad, pues si las rompes la estrategia comienza a fallar y perder el sentido:

21 días

Es el tiempo suficiente para que funcione el reto, que te dejará recordar cada consumo y no es tan corto como par que no arroje resultados palpables y tampoco tan largo que se haga abrumador y pierdas el interés en completarlo.

Sólo lo necesario

En las semanas que dura el ayuno no debes permitirte hacer compra alguna, a menos que sea estrictamente necesario para vivir o para tu salud. Alimentación y techo son tus prioridades, pero una salida a cenar no cuenta como alimentación ni un fin de semana en el hotel vale como techo, así que no hagas trampas contra ti mismo.

Pagos en efectivo

Aunque mucha gente se administra bien con tarjetas de crédito o débito, pasar por este reto usando exclusivamente el efectivo te hará tomar consciencia de los momentos en que el dinero escapa de tus manos, y cuánto gastas en cada momento. Así tendrás una referencia visual de cada gasto que hagas.

Registra todo

Como si fuera un diario, te ayudará a poder llevar un conteo más detallado del proceso a lo largo del reto, a la vez que ayuda a asociarlo con esos pagos en efectivo de los que hablamos recién.

Replantea tus finanzas personales

Aunque en esas tres semanas no va a cambiar tu vida para siempre ni te vas a hacer rico, el dejar de gastar te dará dos resultados que valen la pena. Primero que nada, tendrás algún dinero acumulado en muy poco tiempo, quizá con esfuerzo al principio, pero dejándote una gran satisfacción por lo que obtengas, y puedes seguir el método después de haber pasado por gastos fuertes, como temporada de fiestas o vacaciones, para recapitalizarte.

Lea ¿Cuál servicio de Internet te da mejor precio y velocidad?

Pero, por otro lado, y quizá sea lo más relevante es que aprenderás a decir que no a ciertos gastos compulsivos, al darte cuenta de que lo son, y con eso bastará para que de manera consciente los puedas detectar e ir eliminando de tu vida. Si sobreviviste a su carencia durante 21 días y nada malo ocurrió, bien puedes desterrar esos consumos innecesarios e ir sanando tu presupuesto para poder hacer planes con el dinero que tienes y gastarlo, ahorrarlo o invertirlo a plena consciencia.

Para más información sobre este y otros temas, visita la sección Ahorro de Mi Bolsillo.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Ivo Esqueda

Ivo Esqueda

Periodista

Egresado de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Observador del cielo y la naturaleza; aficionado de la música y literatura.

Ver más

Comentarios

TE RECOMENDAMOS