Compras
Ahorro

¡No seas comprador compulsivo! Sigue estos consejos

Cierto es que al ver tantas cosas lindas en el aparador, queremos comprar todo, pero, ¿has pensado qué pasa con tus deudas después? Si no lo necesitas, para qué gastas  

Por: María Guadalupe Parral García

A veces la tentación nos gana y terminamos comprando cosas que, seamos honestos, no necesitamos. Ves ese vestido, zapatos o bolsas por internet y, sin pensarlo, lo compras, ¿qué tal la cuenta de tu tarjeta de crédito después? Aquí te decimos como evitar ese conflicto en tus finanzas personales. 

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), al tener este impulso, el ser racional de cada persona es “secuestrado” bajo ese influjo del poder de la compra compulsiva, aquella que no reflexiona. 

Y como sacado de la película “Loca por las compras”, pareciera que ya hasta imaginas donde tendrás ese objeto que deseas adquirir, no importando su costo.

No compres todo lo que se te antoje, o tus finanzás lo resentirán. Foto: Pixabay

Sin embargo, antes de comprar pregúntate si de verdad necesitas ese bolso, zapatos, perfume, vestido, suéter, y un largo etcétera. Para ello, cuestiónate:

1.- ¿Esta compra va a mejorar mi vida de alguna manera? ¿Me hará sentir mejor? Recuerda que antes de ver ese producto no lo necesitabas, es más, ni siquiera pasaba por tu mente. Según la dependencia del consumidor, debes tomar nota de tu sentimiento y así serás más consciente de cuánto te está afectando. Así, empezarás a identificar los factores que despiertan tus impulsos.

2.- Racionaliza tus compras calculando el costo en horas de trabajo. ¿Cómo es esto?, es decir, ¿trabajas 15 días sólo para tener ese producto? ¿Ves ese lindo vestido de marca y te das cuenta que esos 3 o 4 mil pesos los obtienes a la quincena? ¡Qué desilusión!

Lee Consejos para no endeudarte en tus vacaciones de Semana Santa

Lee Mexicanos se alejan de Infonavit para crédito hipotecario

Por lo tanto, el estudio “Efectos en los estados de ánimo de los consumidores por compras por impulso”, de esta dependencia resume que, si estás deprimido, frustrado o aburrido, comprar pareciera ser un “vaso de agua en medio del desierto”. Lamentablemente, después te sentirás exactamente igual y querrás hacer más compras pensando que cada producto adquirido llenará ese hueco. Para no llegar tan lejos, la Profeco te recomienda:

  • Define algunas reglas que creas básicas para controlar el impulso por comprar. Imponte este límite: no hagas las compras cuando tienes hambre o evita ir cuando estés cansado, triste o estresado.
  • Haz una lista de las cosas que necesitas adquirir. Respeta esa lista. Sí es posible.
  • Define una meta. Contar con un plan específico para tu dinero potencia el lado racional del cerebro a la hora de la tentación.
  • Cuando sientas ese impulso de comprar algo de forma inmediata, ponlo en el “congelador mental” por 10 minutos. Los expertos opinan que esto produce un espacio de separación temporal que brinda más poder al sistema de auto-control del cerebro.
  • Ni lo quieres ni lo necesitas: sé honesto y tendrás tranquilidad emocional y financiera.

De esta forma, aprenderás a lidiar con ese impulso que te lleva a comprar sólo por comprar o sentirte mejor. Desafortunadamente, conforme pasa el tiempo, ni te sentirás bien ni te serán útiles tantos productos; sin embargo, te aseguramos que tus deudas subirán como la espuma y ahí sí, te sentirás peor. No seas comprador compulsivo, hay solución.  

Síguenos en

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS