Que no te pegue la inflación, 10 tips para que ahorres tu dinero
Ahorro

Que no te pegue la inflación, 10 tips para que ahorres tu dinero

Los precios de los productos se incrementan a un alto ritmo no visto en décadas, y así puedes preparar tus finanzas personales para hacerle frente.

Por: Ivo Esqueda

Con el ritmo al que se incrementan los precios de los productos en la economía mexicana, pero que siguen una tendencia global debido a interdependencia de los mercados, es importante que implementes estrategias para proteger tus finanzas personales en un ambiente de inflación elevada, done hemos visto ya cómo los alimentos de la canasta básica se encarecen a niveles no vistos en décadas.

Por ello la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emitió la siguientes diez recomendaciones para que cuides de los recursos en tu hogar para que no impacte en tu calidad de vida esta situación.

1. Presupuesta tus gastos. Lo esencial es siempre guiar los gastos de tu economía familiar apegándote a un presupuesto mensual en el que se determine claramente cada uno de tus ingresos y los gastos para que tengas una vista panorámica de tu situación y puedas asignar los recursos a los conceptos más urgentes, decidir cuáles se pueden aplazar o hasta suspender.

2. Compara precios. Como una continuación de la práctica anterior, un hábito esencial para que los consumidores adquieran sus productos será fundamental que hagas una comparativa entre precios y calidad; sin olvidar consultar en tiendas online de confianza, pues es común que tengan una buena variedad de productos incluyendo presentaciones de menor costo que no siempre encuentras en tiendas.

Te sugerimos leer Referencias laborales: ¿cuáles contactos se recomienda poner?

3. Haz tu lista de compras. Tanto si acudes al supermercado como si haces tus compras online, es importante que en un contexto de elevada inflación hagas compras compulsivas y te orientes con un listado de las cosas que más urge comprar.

4. Prueba con productos genéricos que ofrezcan buena calidad. Si bien es probable que tengas tus marcas favoritas, es buen momento para dar una oportunidad a presentaciones de bajo costo que se suelen encontrar en los supermercados comercializándose bajo el nombre del establecimiento.

5. No te dejes llevar por promociones. Cuando de ahorrar se trata a la hora de satisfacer tus necesidades y de tu familia, algunas promociones pueden parecer una oportunidad imperdible a primera vista, pero a menudo una de esas famosas ofertas al 2x1 hará simplemente que gastes más de lo contemplado o en un artículo que no tenías en tu presupuesto.

Lo fundamental es que tomes el control de tus finanzas para superar esta situación, iniciando por elaborar tu presupuesto. (Freepik)

Lo mejor es que sólo tomes esas promociones cuando se trate de productos que ya estabas buscando o que ibas a comprar de cualquier manera, y siempre comparando los precios unitarios, pues la ilusión de un gran ahorro se puede desvanecer cuando descubres que en otra tienda puedes comprar la pieza a un precio menor que comprando el combo.

Lo mismo aplica para las ofertas a meses sin interés, pues te empujan a hacer una compra por impulso en lugar de detenerte a revisar los números o siquiera si se trata de un gasto prioritario.

6. Anticipa compras recurrentes. Donde sí se aprovecha una compra a mayor volumen es cuando se trate de artículos que se compran de manera reiterada para el hogar, como productos de higiene personal, o útiles escolares para los estudiantes de la casa desde algún tiempo antes para que tengas cubierta esa necesidad.

7. Identifica y elimina gastos hormiga. Aprovecha para ello tu presupuesto mensual, pues al visualizar tanto tus ingresos como egresos, podrás reconocer allí los consumos que bien pueden suprimirse para que te ahorres un dinerito al día o la semana que parece inofensivo pero que al sumarse en el mes resultan estar drenando tu cartera sin que lo notes.

8. Aplaza pagos no indispensables mientras las condiciones económicas permanezcan difíciles.

9. Comienza a ahorrar, o pasa del ahorro a la inversión. La inflación implica que el dinero va perdiendo su poder de adquisición a un ritmo elevado, por lo que te conviene resguardar tus recursos si los tienes en una cuenta de débito o nómina, y pasarlos a un instrumento financiero de bajo riesgo que genere los rendimientos con los que se contrarrestará el efecto y hasta haga crecer tu guardadito, como los Cetes y otros productos financieros.

También recomendamos ¿Esta moneda de $20 vale 800 mil pesos? Así la puedes reconocer

10. Diversifica tus ingresos. Si te es posible aumentar las fuentes de dinero en tu economía familiar tendrás más recursos qué gestionar, pero también un respaldo para no depender de un solo ingreso.

Para más información sobre este y otros temas, visita nuestra sección de Ahorro de Mi Bolsillo.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Ivo Esqueda

Ivo Esqueda

Periodista

Egresado de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Observador del cielo y la naturaleza; aficionado de la música y literatura.

Ver más

Comentarios

TE RECOMENDAMOS