Al comprar con tarjeta, mucha gente no visualiza el dinero que gastó.
Ahorro

¿Gastas más de lo que ganas? Cuidado

En algunos casos, ir de compras puede generar una satisfacción que "nos nubla", si esto no se controla nos puede descarrilar

Por: Mi Bolsillo

Primero compro, luego existo. Esa pareciera ser la frase de muchas personas, cuyo buen o mal estado emocional dependen en gran parte de lo que puedan comprar. Por desgracia, los anaqueles de las tiendas siempre tendrán más cosas de las que podamos comprar, pero la mercadotecnia siempre buscará estarnos creando necesidades. Pero si gastas más de lo que ganas, esto puede tener efectos muy nocivos para tus finanzas.

Frases como ¡Te lo mereces! o ¡Recompensa tu esfuerzo! intentan hacernos caer en adquirir productos o servicios costosos. Y no hay duda que te mereces muchas cosas, y seguramente te hacen falta más recompensas de las que recibes por tus esfuerzos en el trabajo o con la familia. Sin embargo, el "alivio" momentáneo que te genera una compra, puede después generarte una especie de "resaca financiera", por eso no debes gastar más dinero del que ganas

El acceso a compras en todos lados facilita que gastes más dinero del que ganas. | Foto: Reforma

A veces, sentirse menospreciado en el trabajo, o ver que el dinero no alcanza, o que el vecino trae un mejor auto que el nuestro, suele hacernos pensar "en lo injusto" de la vida. Eso no existe.

Sin embargo, esos sentimientos son peligrosos porque nos pueden orillar a adquirir deudas impagables para nuestra capacidad económica. Al final, ninguna de las compras que hagas logrará que te sientas mejor en el largo plazo, y sólo crecerán tus problemas.

Una meta personal que debes adquirir, si has notado que gastas más del dinero que ganas, es empezar a bajarle al consumo de productos que no necesitas.

Este debe ser un hábito que debes empezar a cultivar, como cuando aprendiste a lavarte las manos antes de comer, o a cepillarte los dientes después de cada alimento. Así de básico tiene que ser para dejes de malgastar tu dinero.

En muchos casos, la gente tiene una mala situación económica que está más relacionada con su forma de gastar, que con el sueldo que gana.

¿Alguna vez te has preguntado cómo le hace una persona que gana menos que tú para vivir? Tal vez, esa persona ajustó su vida a su capacidad adquisitiva, y vive con mayor tranquilidad financiera que la que tu tienes. 

Haz un algo y pregúntate lo siguiente: ¿Estoy ahorrando para mis metas financieras?, ¿Tengo metas financieras?, ¿Sé a dónde se va todo mi dinero?, ¿Hago un balance entre lo que gano y lo que gasto?, ¿Hay formas de mejorar mi situación financiera con el mismo sueldo que tengo actualmente? ¿Estoy viviendo por encima de mi capacidad económica?

Todas estas son preguntas para reflexionarse de manera muy personal. El ahorro no es otra cosa que un hábito. Es una capacidad que todos tenemos. Es como un músculo que está presente, pero que si no se usa, jamás se podrá desarrollar y fortalecer.

Para empezar a tomar el control de tus finanzas, realiza un presupuesto e inicia identificando a dónde se va tu dinero. Es el primer paso, de un camino muy interesante que puede darte estabilidad en el mediano y largo plazo. 

Fuente: Guías financieras

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS