Imagen temática
Ahorro

Tipos de gasto que pueden 'ahorcar' tus finanzas

¿Te has preguntado por qué entre más dinero ganas, menos te alcanza? La respuesta puede estar en tus hábitos de consumo

 

 

Por: Mi Bolsillo

Los gastos son todas las salidas de dinero que se te presentan. Si tienes un presupuesto, será más fácil que los identifiques y los puedas cuantificar en un periodo de tiempo (semana, quincena, mes, etc) de lo contrario, corres un riesgo inminente: tus gastos pueden superar los ingresos.

Lea también: Afores pueden comerse hasta 20% de tu ahorro

Para ello, es importante que clasifiques todas tus salidas de capital, las cuales por medio de un plan de gasto, podrás tener medidas. Esto es clave porque hay meses en los que por temas educativos, fiestas decembrinas o hasta vacaciones, sueles hacer desembolsos extraordinarios.

Lea también: Seis pasos para recuperar tu estabilidad financiera

Imagen temática | Pxhere.com

Para que tengas más claro como clasificar los tipos de gasto, toma nota:

Gastos fijos obligatorios

En esta categoría caen todos los gastos que no se pueden dejar de hacer, como el pago de una vivienda. Son además gastos que no puedes ni deberías buscar ajustar. Por ejemplo, si debes una casa, dejar de pagar te puede generar atrasos y deudas que luego terminarán el que pierdas el inmueble o mucho dinero para ponerte al corriente.

Gastos variables necesarios

Son gastos que se dedican a atender necesidades de las familias, para tener una calidad de vida normal. Allí entra la luz, agua, teléfono de casa, teléfono celular, alimentos, internet, transporte, etc. Si bien tienes que seguir comprando alimentos, pagando por luz o el agua, en tus manos está ahorrar estos recursos. Sólo hay que analizar la cantidad de agua que se tira en la ducha o en alimentos. Todas estas son fugas de dinero.

Gastos variables prescindibles

En esta categoría se encuentran gastos que si bien está correcto hacerlos, no hay que abusar de ellos, porque si lo analizas bien, puedes vivir perfectamente bien al eliminarlos. Por ejemplo: ir al cine en familia todos los fines de semana, pagar mensualidad en gimnasios para solo usar la caminadora eléctrica (lo cual podrías hacer en un parque público), salir de discoteca todos los fines de semana a los clubs más exclusivos y costoso, o comprarse un café – de esos de marcas multinacionales – todos los días antes de entrar a trabajar. Son, como las sesiones de spa, gustos que te puedes dar porque para ello trabajas, pero sin excederse.

Gastos ocasionales

En esta categoría caen todos los gastos que son esporádicos, como trabajos de mantenimiento del hogar, tener que comprar una lavadora de ropa porque la actual se descompuso, compra de regalos de cumpleaños, obsequios navideños o gastos por el regreso a clases, entre otros.

Si analizas cada una de estas categorías de gasto, puedes hacer tu propia lista e ir identificando en qué gastas. Recuerda que lo que no se mide no se puede controlar. Si empiezas a enlistar a dónde va tu dinero, tal vez te lleves una sorpresa y veas que estás gastando de más en productos o servicios que realmente no necesitas, o en los que podrías empezar a bajar el consumo. Recuerda, si gastas más de lo que ingresas, nunca tendrás unas finanzas sanas.

Con información de: Condusef

Comentarios