Créditos

5 hábitos con tu tarjeta de crédito por los que pagarás mucho

Las tarjetas de crédito son excelentes aliadas para tus compras; sin embargo, hay hábitos que es mejor eliminar porque perjudican seriamente tus finanzas.

Por Miguel Olivera

-
Puedes emplear tus tarjetas de crédito como apoyo para planear tus gastos y diferir pagos. Foto: Pixabay.

Puedes emplear tus tarjetas de crédito como apoyo para planear tus gastos y diferir pagos. Foto: Pixabay.

Para que las tarjetas de crédito sean tus aliadas en el manejo de tus finanzas personales o familiares debes usarlas de la forma debida, no cometer pecados con ellas, mejor ocuparlas atendiendo a las virtudes que se oponen a los pecados capitales.

¿Cómo se hace esto? Empleas tu tarjeta como apoyo para planear tus gastos y diferir pagos; llevas un registro organizado de tus compras, procurando que éstas sean racionales; realizas pagos mensuales por más del mínimo y puedes disponer de dinero si se presenta una situación de emergencia.

Para que uses de forma debida tus tarjetas de crédito, procura no cometer pecados con ellas. Foto: Pixabay.

Veamos cinco formas en que puedes usar tus tarjetas en contra de ti mismo y de tus finanzas familiares.

1. Aprovechas todas las promociones que encuentras. No reflexionas ni un poco siquiera en si necesitas o no los productos y tomas la decisión de adquirirlos como si fueran indispensables, sólo por el hecho de estas en promoción, ese simple hecho los vuelve irresistibles. Mejor deberías partir de la necesidad que tengas del producto, en lugar del significativo descuento con que te lo ofrecen.

2. Tomas a la ligera las fechas en que cobras tu sueldo. Entonces dejas pasar los días sin que realices pagos necesarios, para evitar que te cobren más intereses, actúas como si el dinero que acabas de cobrar te perteneciera en su totalidad, o como si mantenerlo en tu cuenta más tiempo del necesario implicara que se convirtiera en tu ahorro.

¿Usas de manera adecuada tus tarjetas de crédito?

0%
No 0%

3. Prestas tu tarjeta de crédito. Es necesario poner un límite a la generosidad, a la bondad, si te piden dinero prestado para comprar algo y, por no disponer del efectivo lo que haces es prestar tu tarjeta de crédito para comprar el producto que usará la otra persona, lo que haces entonces es endeudarte de una manera absurda, porque no te beneficias de la compra que realizas. Corres el riesgo de pagar con tus recursos lo que se le antojó comprar a tu amigo o tu pariente y no recuperar ese dinero, o una parte del mismo.

4. Descuidas tu situación en el Buró de Crédito. Actúas como si el crédito que has obtenido es el que necesitas o, lo que es peor, como si no hubieras adquirido las deudas y no te preocupas por pagarlas. Aunque dadas las condiciones también puede ser el caso que te sea imposible realizar los pagos. La cuestión es que hagas lo posible por mantener una buena calificación en el Buró, por si llegas a necesitar más dinero, por cualquier situación imprevista que se te presentara.

5. No reflexionas en tu capacidad de pago. Tu razonamiento acerca de los productos que te deslumbran y deseas adquirir, poseer, es siempre positivo, si alcanza el crédito del que dispones para comprarlos los obtienes. Los arrepentimientos, si llegan, ya no resuelven por sí mismos el problema.

Más información en nuestra Sección Créditos.

Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Créditos