No es nada del otro mundo, el buró recopila datos de cómo pagas tus créditos para que los bancos se animen a autorizarte productos.
Créditos

Cómo manejar tu Buró de Crédito para despreocuparte por el historial

El Buró de Crédito es un a entidad que se encarga de recabar información sobre cómo te comportas al pagar tus compromisos, y las instituciones puedan confiar en ti.

Por: Ivo Esqueda

Hay un aura de mucho misterio en torno al Buró de Crédito, que a veces es imaginado por las personas como una especie de lista negra en la que aparecen las personas a las que no se les podrá autorizar créditos o préstamos cuando caen en desgracia.

Puede parecer algo complicado a primera instancia, pero en realidad es un simple instrumento en el que se refleja tu comportamiento con los créditos y que las instituciones financieras consultan cuando quieren tomar una decisión sobre si aprobar un producto solicitado.

Si cuidas de no endeudarte por miedo a tener problemas de historial, considera estos consejos que harán que puedas manejar tus finanzas sin problemas, al tiempo que mejoran tu score para que cuando lo necesites puedas tener acceso al producto que necesites sin trabas.

Consulta tu historial en el Buró de Crédito

Antes de pasar a las recomendaciones de cómo mejorar tu historial de crédito, lo primero es ver en qué circunstancias te encuentras para saber por dónde comenzar, por lo que una consulta en el Buró de Crédito será lo inicial:

Accede al portal de Buró de Crédito y selecciona la opción Obtén tu Reporte de Crédito Especial. Desde ese apartado solicitarás el trámite con el botón Obtén ya tu Reporte.

Selecciona el tipo de historial que quieres revisar, ya sea en operaciones con tarjeta de crédito (que requiere de tu último estado de cuenta) o financiamientos hipotecarios o para automóvil.

Mejora tu score crediticio

Hazte totalero. Cuando tienes una tarjeta bancaria con la que pagas tus consumos no importa si gastas mucho o poco en cada mes, siempre es mejor liquidar el total del saldo que cargaste a crédito y no el monto mínimo que te pide.

Cuando adquieres este estilo de pago estás evitando que te ocurra algo que se conoce como “bola de nieve” y que consiste en ir dejando crecer los intereses que no saldaste en su momento hasta que se convierten en una carga que no podrás pagar.

Deja un rastro crediticio a tu alcance. Cuando acostumbras recargar tu teléfono celular con un sistema prepago, puedes considerar contratar un plan telefónico, ya que estos servicios que tienen un impacto moderado son en realidad pagos constantes que reflejarán en tu historial qué tan bueno eres para cumplir con las obligaciones.

Esto será especialmente benéfico si además lo domicilias a tu tarjeta, porque aparte de los puntos que te puede recompensar tu banco dejarás una huella crediticia de buen pagador, claro que para eso debes ser puntual en los abonos.

Te sugerimos leer ¿Para qué se usa el código CVV de la tarjeta de débito? Hay dos tipos

Cuántos créditos hacen falta. Como los productos financieros no se limitan a las tarjetas de crédito y préstamos, también debes cuidar el manejo de tarjetas en tiendas departamentales, tus servicios como internet, el recibo de luz domiciliado o la televisión de paga también se reflejan en el Buró de Crédito.

Si quieres mejorar tu score puedes aprovechar todas estas opciones, pero siempre atento a no sobrepasar tu capacidad de gasto. No contrates servicios o deudas por que sí, porque puede resultar contraproducente; lo mejor es ajustar los que ya tengas y aplicar una estrategia para hacer pagos que den un registro de tu puntualidad y cumplimento dentro de tus posibilidades.

Modera tus consultas. Algunos expertos apuntan a que las personas que revisan frecuentemente su historial pueden dar una impresión negativa a las instituciones financieras porque estas pueden interpretar en ese comportamiento una actitud de impaciencia –quizá por acceder a un préstamo- o bien que no llevas un control equilibrado de tus operaciones financieras.

Recomendamos también Cuándo sí y cuándo no debes dar el 'tarjetazo'

Lo ideal será hacer dos consultas cada año, lo que te mantendrá informado de forma suficiente, pero a la vez envía a los ejecutivos de las entidades de crédito un mensaje de que eres alguien seguro de cómo maneja sus finanzas personales y que tiene la información que necesita para gestionar sus deudas de forma positiva.

Para más información sobre este y otros temas, visita la sección de Créditos de Mi Bolsillo.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Ivo Esqueda

Ivo Esqueda

Periodista

Egresado de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Observador del cielo y la naturaleza; aficionado de la música y literatura.

Ver más

Comentarios

TE RECOMENDAMOS