Créditos

¿Por qué debes negarte rotundamente a ser obligado solidario o aval?

Si encuentras complicado sacar a flote tus propias finanzas personales, no las comprometas obligándote a responder por deudas de terceros cuando no pagan.

Por Ivo Esqueda

-
En México gran parte de la población vive endeudada, pero esto se complica si consideramos las personas que se comprometen a respaldar a esos acreditados. (Mi Bolsillo)

En México gran parte de la población vive endeudada, pero esto se complica si consideramos las personas que se comprometen a respaldar a esos acreditados. (Mi Bolsillo)

En el país, se calcula que un 77% de la población carga con algún tipo de deuda, que les roba la tranquilidad y desestabiliza sus finanzas personales, arrastrando el problema por algún tiempo en el que no ven la luz al final del túnel, pero esta realidad se complica aún más si tomamos en cuenta el problema que pesa sobre quienes figuran como respaldo para este mar de endeudados.

Si es complicado a veces sacar a flote las propias finanzas personales en medio de las circunstancias que se viven actualmente –inflación, desempleo, cierre de negocios- la cosa se complica cuando además cargamos con la responsabilidad de responder ante las deudas de otras personas si accedemos a ser aval de alguien más o un obligado solidario. Pero, ¿cuál es la función de cada una de estas figuras mercantiles y qué diferencia hay?

Si es complicado a veces sacar a flote las propias finanzas personales la cosa se complica si debemos responder por deudas de terceros. (Reforma)

Aval

Esta figura legal es de las más reconocibles cuando se trata de tramitar un crédito o un arrendamiento, pero al mismo tiempo es de las menos agradables, puesto que al estar en esta posición, la persona que acepte firmar bajo este concepto queda expuesta a la posibilidad de cargar con la deuda del acreditado si sucede que cese sus pagos.

También puedes leer Septiembre, mes del testamento: cómo lograr descuento de hasta 50%

Esto es porque el aval asume el compromiso a hacerse cargo de los pagos cuando el interesado en el préstamo se retrase o deje de pagar, y es común que se solicite el pago de un depósito o un bien como prenda para respaldar que se pagará cumplidamente. Así que lo mejor es que no lo tomes a la ligera antes de firmar como tal.

Obligado Solidario

En esta situación, también conocida como deudor solidario, tiene por diferencia de la figura de aval que estas personas sí pueden gozar del crédito que se apruebe, consistiendo en una especie de coacreditados, pero como sucede con los avales, en caso que el titular del crédito caiga en impago, esta persona estará obligada a abonar el monto pendiente.

Lea Cómo descargar la constancia de vigencia de derechos del IMSS

Pero si se da el caso en que la deuda quede saldada y uno de los acreditados no llegara a abonar cumplidamente, a diferencia de un aval, el deudor solidario sí tiene la posibilidad de solicitar lo que corresponde a parte del pago que cubrió.

Para más información sobre este y otros temas, visita la sección de Créditos de Mi Bolsillo.

Síguenos en

Ivo Esqueda

Egresado de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Observador del cielo y la naturaleza; aficionado de la música y literatura.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Créditos