Créditos

Qué es el CAT en tarjetas de crédito, y cómo eleva tu deuda

Revisar el CAT de los distintos bancos te evitará sorpresas que afecten tu bolsillo; por ley, los bancos están obligados a hacer público el CAT que manejan, y a informártelo si lo preguntas por cualquier medio

Por Mi Bolsillo

-

Es probable que en más de una ocasión te hayas preguntado cuánto pagas en realidad por tu tarjeta de crédito. No sólo por lo que has adquirido con ella, sino por todos aquellos cobros extra que existen alrededor del servicio. Existe una palabra que abarca todos esto y es el Costo Anual Total de las tarjetas de crédito, mejor conocido como CAT. Y en este momento en que necesitas ahorrar lo más que puedas, es indispensable que conozcas cuánto de cuánto es. 

De acuerdo con la Condusef, el CAT consiste en el monto que pagarás anualmente si sumas la tasa de interés, costo de anualidad, cantidad del crédito, plazo del crédito y un porcentaje extra por algunas comisiones de uso. Si vas a contratar una tarjeta de crédito, sin duda deberás solicitar el CAT antes de cualquier decisión.

Las tarjetas manejan distintos CAT. Foto: Reforma

Por ley, los bancos están obligados a hacer público el CAT que manejan, y a informártelo si lo preguntas por cualquier medio.

Lea ¿Quién te puede borrar para siempre del Buró de Crédito?

Conocer el CAT te permitirá hacer una comparación entre los productos financieros que hay en el mercado: por ejemplo, hay tarjetas de crédito que tienen intereses altos pero sus comisiones son bajas y por el contrario hay las que cuentan con comisiones económicas pero los intereses que manejan son caros.

Cuales son las recomendaciones sobre el CAT antes de contratar una tarjeta de crédito

  • Revisa los pros y contras de cada tarjeta y compáralas entre sí. Quizá una tarjeta te ofrezca beneficios en la compra de boletos de avión, pero pocas tiendas departamentales la toman para mensualidades sin intereses. La tarjeta ideal es aquella que cubra tus necesidades.
  • Verifica si ofrecen seguros por distintos tipos de compras. Por ejemplo, hay tarjetas que te ofrecen cobertura por siniestros, como un choque, en caso de que rentes un auto con ellas. Por otra parte, recuerda que las instituciones bancarias están obligadas a contar con un seguro de liberación de adeudos. Si algo fatal le ocurre al titular de la cuenta, el seguro se aplica para pagar el adeudo.
  • No firmes nada sin haber leído completamente el contrato. Si tienes alguna duda puedes informarte en el Registro de Contratos de Adhesión (RECA). Podrás descargar el que corresponde a la institución financiera que te interesa.
  • No subestimes el valor de las comisiones. Hay bancos que te cobran un mínimo por reponer el plástico en caso de que extravíes o te roben la tarjeata. Sin embargo hay otros con lo que pagarías 300 pesos o más por el mismo concepto. También hay comisiones como gastos por cobranza, sobre todo si te retrasas en un pago. O por disponer de efectivo en cajeros. Suelen ser las que elevan el costo de tu tarjeta.
  • Cuánto ganas determina la tarjeta y el monto de crédito al que puedes aspirar. Es muy importante que el total del crédito que te otorgan no exceda lo que puedes pagar con tus ingresos.
  • Mantener un historial crediticio limpio hablará muy bien de ti. Puede ser que ya eligieras el banco con el que quieres contratar una tarjeta, pero no pierdas de vista que la institución investigará tus antecedentes: si pagas a tiempo o no, si liquidas rápido tus adeudos o si permanente estás endeudándote con algún crédito.

Finalmente, si quieres realizar una comparación más completa de los diferentes productos con los que cuentan los bancos, te recomendamos que te orientes con el Buró de Entidades Financieras de la CONDUSEF.

Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Créditos