¿Amor en la oficina? Qué sí y qué no 
Empleo

¿Amor en la oficina? Qué sí y qué no 

El amor en la oficina podría llegar a costarles el trabajo o afectar su imagen profesional si no separan la relación amorosa de la laboral

Por: Agencia Reforma

Pasas más tiempo ahí que en cualquier otro lugar y pasa: te empiezas a enamorar del colega del trabajo. Y aunque no es prohibido, como murmuran por las calles, el amor en la oficina podría llegar a costarles el trabajo o afectar su imagen profesional si no separan la relación amorosa de la laboral. Lea 6 datos interesantes sobre los tatuajes de parejas

Flechazo

Primero, si tu empresa tiene una política al respecto, síguela. Esto significa que si explícitamente están prohibidas las relaciones de pareja entre compañeros, entonces no lo hagas.

Dicho eso, si no está expresamente prohibido y el amor toca a tu cubículo, Mario de Dios Yépez, psicólogo, recomienda pensar bien si realmente quieres iniciar una relación con un compañero de trabajo.

Lea Proponen que empresas aporten el doble a Afore de trabajadores

Lea Seis ideas para una cena romántica este 14 de febrero

Algunas organizaciones sólo prohiben las relaciones de pareja cuando existe una relación vertical entre los involucrados, sea directa o indirectamente.

Algo muy importante es que antes de iniciar la relación platiquen y lleguen a acuerdos desde cómo separarán la relación profesional y la amorosa hasta cómo actuarán cuando el noviazgo termine.

¿Decirlo o no?

Que te acerques o no a tu jefe directo o al área de Recursos humanos a hablar respecto a tu relación dependerá de factores como:

  • Políticas de la empresa. Si la compañía te dijo cuando fuiste contratado qué políticas tienen respecto a las relaciones interpersonales, cumple con ella. Si no te lo han dicho, acércate al área de recursos humanos para consultar al respecto.
  • Conflicto de interés. Si la relación se presta a un probable conflicto de interés o a que se acuse de favoritismo a alguno de los dos involucrados, notifícalo.
  • Si la empresa no tiene una política al respecto, pero quieres tener la consideración de platicarlo con tu jefe, hazlo y establece los límites de lo profesional y lo privado. Al final, tu trabajo hablará por ti.

En general, y aunque no esté prohibido por la compañía, no se recomienda establecer una relación de pareja con tu jefe directo, subordinado directo, ni con alguien que forme parte directa de tu equipo de trabajo.

Manténganse profesionales

Lo ideal será la discreción. Aunque suene "fuerte", tengan siempre claro que a la oficina van a trabajar.

Los besos en el pasillo son un rotundo no si tienes una relación con un compañero de trabajo.
Tener demostraciones de afecto en tu lugar de trabajo puede causar desde que te perciban como poco profesional hasta que te hagan una llamada de atención ya sea tu jefe directo o el área misma de RH.

Además, el resto de tus compañeros podría asumir que hay preferencias por tu pareja si pertenecen al mismo equipo de trabajo, situación que se agrava si uno de los dos es jefe del otro.

Sin dramas

Separen los espacios: en el trabajo no se habla de la relación ni se llevan los problemas de pareja y en los espacios de pareja no se discuten temas de trabajo.

Tampoco involucren al resto de los compañeros en su relación y, tanto como sea posible, evita incluso hablar con tus compañeros sobre los problemas que tengan como pareja para evitar que el resto del equipo se "contamine" o tomen partido por uno u otro y termine afectando a todo el equipo.

Esto ayudará a que los mismos compañeros no mezclen las cosas personales con las profesionales aunque sepan de la relación.

Como recomendación general no es aconsejable que tu relación sea con un compañero directo ni mucho menos con tu jefe o subordinado directo.

Peeero, si ya estás en esta situación, puedes tomar algunas acciones para evitar el conflicto:

  • Que alguno cambie de área y el otro se quede
  • Que alguno cambie de trabajo
  • Pedirle a un tercero que "medie" entre mi pareja y yo y que se convierta en el mando directo entre ustedes.
El amor acaba

Aunque no es inevitable que alguno de los dos renuncie, sí existe la posibilidad de que eso pase, ya sea durante la relación o tras la ruptura.

Señales para saber si es momento de renunciar:

  • Ya no pueden llegar a acuerdos adecuados
  • No han logrado establecer límites claros
  • Alguno de los dos se convierte en jefe directo del otro
  • Ante reportes de conflicto de interés
  • Por algún escándalo de pareja que hayan manifestado públicamente dentro de la empresa

Para evitar salir por la puerta trasera con todo y corazón destrozado, los especialistas sugieren hablar y respetar los acuerdos a los que lleguen como pareja.

  • Si terminan bien, incluso podrían acordar como pareja quién de los dos se va de la empresa y si no, tendrá que hacerlo quien se vea más afectado por la situación y quiera salirse del problema.
  • Si ninguno renuncia, hagan pactos de civilidad en los que puedan verse en el pasillo sin odiarse (o al menos sin manifestarlo dentro de la oficina).

Si tus compañeros son quienes tienen la relación y está afectando el resto del trabajo en equipo, acércate con tu jefe directo o con recursos humanos a platicar la situación. Ellos seguramente tienen protocolos de acción para mediar en conflictos sin que eso afecte su colaboración.

Lea ¿Noviazgo en oficina? Este porcentaje termina en BODA

Lea Banxico: nuevamente reduce su tasa de interés y queda en 7%

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS