El home office se ha desarrollado más a partir de 2005, por el crecimiento de las plataformas digitales. Foto: Pixabay.
Empleo

Cuáles son los tipos y condiciones del trabajo a domicilio

Tiende a crecer el número de trabajadores que realizan las actividades en su domicilio. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, estas son las recomendaciones para mejorar las condiciones de quienes laboran bajo estos esquemas.

Por: Miguel Olivera

El home office se ha desarrollado más a partir de 2005, por el crecimiento de las plataformas digitales. Foto: Pixabay.

El home office se ha desarrollado más a partir de 2005, por el crecimiento de las plataformas digitales. Foto: Pixabay.

El trabajo a domicilio se ha realizado desde hace varias décadas y recientemente se ha desarrollado una forma de ese trabajo, el home office, que ha crecido por el desarrollo de las tecnologías de la información y debido a la pandemia. La Organización Internacional del Trabajo pide se revise esa forma de empleo, y que se promueva la igualdad de trato entre los trabajadores a domicilio y otros trabajadores asalariados. Aquí veremos cuántos tipos de trabajo a domicilio hay.

El trabajo a domicilio es el que se realiza, de forma permanente, desde el propio domicilio del empleado o en otros locales que no corresponden al centro de trabajo del empleador, es remunerado y tiene la finalidad de elaborar un producto o prestar un servicio conforme a lo establecido por el empleador.

El trabajo industrial y artesanal a domicilio ha crecido mucho en Asia y el Pacífico, donde 65 % del total de la población trabajadora realiza sus actividades en ese esquema laboral. Foto: Pixabay.

Entre las formas del trabajo a domicilio destacan tres:

  • La producción de bienes industriales o artesanales.
  • El teletrabajo o home office.
  • El trabajo en plataformas digitales.

En los países en desarrollo, sobre todo en Asia, ha proliferado al trabajo a domicilio en las cadenas de suministro vinculadas con las industrias de la confección, la electrónica y productos para el hogar.

El trabajo a domicilio se realizó en el sector servicios en todo el siglo XX. El home office empezó a crecer con el auge de las plataformas digitales en 2005, ha ampliado la oportunidad para trabajar en casa. Además de lo que ya ha crecido, las perspectivas de un mayor crecimiento del home office son evidentes, por la facilidad para que sean subcontratadas personas que realicen tareas mediante el uso de las plataformas digitales.

Para que el trabajo industrial y artesanal a domicilio y el que se lleva a cabo en las plataformas digitales puedan realizarse se deben presentar las siguientes condiciones:

  • El proceso de producción puede subdividirse en tareas.
  • El capital que se requiere para la producción, como las máquinas de coser y las computadoras son accesibles y su costo es relativamente bajo.
  • Hay una mano de obra disponible.

La OIT estima que en 2019 había en el mundo 260 millones de trabajadores que realizaban sus labores en su domicilio. Esa cifra representa el 7.9 % del empleo total. Las mujeres fueron 147 millones, y 113 millones los hombres. Por supuesto que la cantidad ha aumentado de forma considerable por la pandemia.

En muchos países se dedican al trabajo a domicilio menos del 10 % del total de trabajadores, pero en Asia y el Pacífico casi alcanza el 65 % ese sector de la población.

Los trabajadores a domicilio que perciben un salario inferior al promedio son los que enrollan cigarrillos en la India, producen artesanías en México y elaboran prendas de vestir en el Reino Unido.

La flexibilidad de horarios es una de las razones por las que trabajadores optan por trabajar en sus casas, esta es una ventaja.

Hay lagunas en la protección social de los trabajadores a domicilio. En ocasiones, aunque existan leyes que los protegen, no se aplican. También se les clasifica como trabajadores independientes, por lo que aparecen como si ninguna ley los cubriera. La OIT estima que la brecha en la cobertura de la protección social para los trabajadores que laboran en sus domicilios es de 40 %.

Los trabajadores industriales a domicilio enfrentan riesgos por la manipulación de herramientas, sustancias químicas u otros productos, sin el uso de equipos de protección personal y sin el conocimiento de prácticas seguras. Los riesgos pueden afectar a otros miembros del hogar. Quienes realizan home office enfrentan riesgos ergonómicos que pueden provocar trastornos en los músculos o los huesos, y riesgos psicosociales, por el aislamiento.

El incremento en el número de trabajadores a domicilio en la pandemia del Covid-19 se ha debido a la necesidad de conservar los empleos y a la preservación de la vida. La perspectiva es que esta forma de trabajo se vuelva más y más importante.

Por eso, la OIT pide que los gobiernos, las organizaciones de trabajadores y de empleadores deben hacer esfuerzos para garantizar que los trabajadores a domicilio pasen de la invisibilidad al trabajo decente.

Más información en nuestra Sección Empleo.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS