Ni la pandemia los para, porque necesitan trabajar 
Empleo

Ni la pandemia los para, porque necesitan trabajar 

Personas que viven al día con lo que ganan, principalmente en comercios, no pueden detenerse por la contingencia, pues tienen "cuentas que pagar"

Por: Agencia Reforma

Porque si no trabajan no ganan, y la naturaleza de su actividad no les permite laborar diferente, hay trabajadores que a pesar del llamado a quedarse en casa para evitar el contagio del Covid-19, no pueden detenerse. Lea Cierran bancos, cines y centros comerciales por coronavirus

Ni por cinco días, José Chávez puede dejar de tomar el camión desde El Salto al Centro Histórico de Guadalajara, ya que debe abrir un puesto de revistas familiar a las 7:00 horas. Busca cuidarse al utilizar gel antibacterial.

Personas que viven al día con lo que ganan no pueden dejar de trabajar. Foto: Reforma

"No tengo con qué más sostenerme que con lo del día. A mí aquí me pagan, yo no soy dueño de aquí. 

Lea ¿Te aumentaron el precio de la tortilla? Esto dice Profeco

Lea Precios de la gasolina y diésel en México hoy miércoles 25 de marzo 2020

A mí me están pagando para comer, eso es lo único, que tengo que trabajar todos los días. De este negocio dependemos tres: una nieta y mi hija", dijo Chávez.

Agregó que aunque la dueña del negocio es su hija, no pueden detener sus labores, ya que tienen cuentas por pagar.

En Jalisco, existen 859 mil 310 personas que trabajan por su cuenta, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, y si no trabajan no ganan.

Katia Rivera, quien tiene un puesto de fruta de temporada, panes y miel afuera del Mercado Corona, no detiene su trabajo, ya que es el sustento de su familia y aunque trata de protegerse del SARS-CoV-2 con el lavado constante de manos, gel antibacterial e incluso con el cubrebocas, no puede dejar de utilizar el camión o estar en contacto con sus clientes.

Foto: Reforma

"Lo que tengo que sacar al día es la fruta, pero yo creo que si sigue así, nada más acabando lo que se echa a perder ya no voy a venir. Si por mí fuera ninguno (día dejaba de trabajar) porque ocupo dinero", agregó.

Su puesto y otro más eran los únicos dos que se observaron instalados afuera del Mercado Corona.

Rafael Durán, aseador de calzado, con 62 años de edad y diabético, trata de mantenerse aseado, usa gel antibacterial para no contagiarse, porque reconoce que con su enfermedad debe tener más cuidado, aunque la necesidad y el gusto por trabajar no le permiten parar.

Si dejo de venir a trabajar un día, mañana voy a estar batallando", aseguró.

Además de cobrar 25 pesos por el servicio de bolear zapatos, también vende cigarros, y por el momento, gel antibacterial.

TE RECOMENDAMOS