Van ninis a trabajos de bajo valor donde no los capacitan
Empleo

Van ninis a trabajos de bajo valor donde no los capacitan

Muchas de las empresas o personas físicas que ofrecen un espacio para jóvenes corresponde a tienditas, taquerías, tortillerías, cibercafés, torterías, pollos, papelerías, salas de baile de zumba y hasta mercados

Por: Agencia Reforma

Nuevo León es el tercer estado del País con menos aprendices del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro y casi la mitad está en actividades que expertos clasifican "de menor valor agregado" o que no generan capacitación.

Una tercera parte, 342, de las 946 empresas o personas físicas que ofrecen un espacio para jóvenes del programa en la entidad corresponde a tienditas, taquerías, tortillerías, cibercafés, torterías, pollos, papelerías, salas de baile de zumba, expendios de monos de peluche y hasta mercados, por mencionar algunos giros.

Una quinta parte, 191, del padrón corresponde a nombres de personas (supuestamente físicas) que no detallan en el sistema del programa en internet cuál es su actividad.

El resto, 413, son negocios de administración, talleres u oficinas públicas, donde sí se entrena en un grado técnico.

Lee también Se esperan más de 20 mil demandas laborales

En este casi millar de sectores están repartidos 4 mil 308 jóvenes que se acogieron al programa en Nuevo León. El sistema no detalla cuántas personas hay en cada empresa, sólo que al menos tienen un joven.

El apoyo mensual es de 3 mil 600 pesos y dura un año la capacitación.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), dijo que el riesgo que se corre con ofrecer sólo el ingreso económico, en lugar de una capacitación, es que se puedan ampliar las brechas en cuanto al rezago en el desarrollo en aquellas personas que se encuentran en actividades de menor valor agregado.

Foto: Reforma

Elizabeth Martínez Padilla, de 24 años, es una de las jóvenes que participa como aprendiz en la papelería "Miscelánea Copytodo", en el municipio de Galeana, donde realiza limpieza, etiqueta y atiende a los clientes.

Martínez estudió hasta preparatoria, y previo al programa, se dedicaba a ventas en su domicilio, ya que se le dificulta emplearse, porque cuida de sus dos hijos pequeños.

En contraste, Rodolfo de Jesús Molina Contreras, de 25 años y también con estudios hasta preparatoria, se capacita en la empresa 3D Factory, en donde aprende a dar mantenimiento a impresoras 3D.

Señaló que el recibir capacitación en este taller le ha motivado a buscar los medios para estudiar una carrera.

El pasado lunes 23 de septiembre, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), consideró que programas como el de los aprendices deben enfocarse a la calidad en lugar de la cantidad.

Es imposible pensar en 900 mil jóvenes en estos programas", expresó, "pues hay jóvenes construyendo el futuro en mercados rodantes. 

"Sería mejor focalizar a la calidad, aunque el programa abarque sólo 300 mil".

TE RECOMENDAMOS