Imagen temática
Empleo

Actitudes competitivas vs actitudes colaborativas

Hay personas que se enojan o deprimen ante una derrota, de manera exagerada y dramática, lo que no les permite vivir una vida apacible y sin rencores o frustraciones dañinas

Por: Mi Bolsillo

La actitud competitiva es la que se da cuando el individuo compite por algo, cosa que es totalmente natural al ser humano por la cultura de la competencia que se le inculca a partir que nace. Desde niños vamos entendiendo lo que significa competir, y que eso culmina en ganar o perder, o en el más consolador de los casos, empatar. Así, crecemos alimentando ambiciones y deseos, muchas veces llevados a un extremo peligroso, de ganar a como dé lugar.

Lea también: Irán contra patrones que registren a trabajadores con menor salario

Cuando se trata de competir en un juego, donde no hay dinero de por medio, perder no debería ser tan catastrófico. Sin embargo, hay personas que se enojan o deprimen ante una derrota, de manera exagerada y dramática, lo que no les permite vivir una vida apacible y sin rencores o frustraciones dañinas. Ganar o perder parece ser la realidad aterradora a la que nos tenemos que enfrentar todos los días, para bien o para mal.

Lea también: México da nulo apoyo para desempleados

Foto temática | Pxhere.com

En el curso de capacitación Desarrollo de Actitudes que un servidor imparte en las empresas, aplico un ejercicio en el que se les presenta a los asistentes los factores que los psicólogos han identificado como determinantes de la actitud en el lugar de trabajo. Les doy el tiempo para que reflexionen en cada uno de ellos, y los clasifiquen en orden de importancia según su experiencia, marcando el más importante con el número 1 y el menos con el 5.

Los factores son: Nivel Salarial, Condiciones de Trabajo (iluminación, higienes, etc.), Conducta de los jefes, Tipo de Trabajo y Libertad de Elección del Empleo. Invariablemente, la gran mayoría pone en primer lugar el Nivel Salarial, cosa que tenemos que aceptar por la crisis económica que se vive cada día con mayor acentuación.

Esto significa que la gente tenderá a tener una actitud más positiva hacia el trabajo si le pagan un buen sueldo, o al menos el que le permita satisfacer sus necesidades. Esto no sería malo si el trabajador bien pagado laborara siempre con una actitud positiva y dando resultados extraordinarios, el problema se presenta cuando estos no pueden hacer bien su trabajo porque dependen de compañeros con actitudes negativas porque  están insatisfechos con su sueldo y que lamentablemente son la mayoría.

Los trabajadores insatisfechos tienden a mostrar una actitud competitiva y poco o nada colaborativa, porque quieren alcanzar puestos o logros que les representen mayor ingreso económico, por eso no les importa lo bien o mal que quedan con sus jefes o compañeros;y cuando ya no les conviene el trabajo renuncian sin importarles prácticamente nada.

Es por ello que en nuestra sociedad debemos desarrollar la actitud colaborativa, para que todos podamos trabajar sin conflictos interpersonales, con el fin de hacer a las empresas más productivas y exitosas, ya que de ello depende que ofrezcan mejores sueldos y prestaciones, y una mejor calidad de vida para todos.

La actitud competitiva no es sólo por dinero, también se da por poder, autoridad, o por envidia, inconformidad o superioridad, lo que genera un ambiente laboral poco propicio para el desarrollo de nuevas ideas y para que los procesos fluyan con normalidad. Cuando se detecta a compañeros de trabajo que constantemente están en conflicto, es señal de que tienen actitudes competitivas altamente dañinas, y no será fácil pararlas, ya que las actitudes son difíciles de cambiar.

 

Para reflexionar. #frases #finanzaspersonales #economia #emprendedores #MiBolsillo

Una publicación compartida por Mi Bolsillo (@mibolsillo01) el

Es por ello vital que la empresa fomente, como filosofía, el desarrollo de actitudes cooperativas, las cuales todos tenemos, pero siempre las condicionamos, de modo que cuando no estamos satisfechas aflorará de inmediato la actitud competitiva como un acto reflejo, de protección, que sin duda, trastocará la vida laboral de la empresa.

Las empresas deben de contar con programas de formación que incluyan el desarrollo de actitudes colaborativas.

Por: Oscar Fosados Arellano, capacitador y asesor empresarial

Temas

  • Ambiente laboral
  • Desarrollo profesional
  • Recursos Humanos

Comentarios