Foto temática
Empleo

El problema de las empresas es que todos hoy trabajan por dinero

“Dime cuánto me pagarás y te diré si me quedo a trabajar contigo…”

Por: Mi Bolsillo

“Dime cuánto me pagarás y te diré si me quedo a trabajar contigo…” Esta suele ser una frase hablada o pensada que determina si alguien se emplea o no en las empresas que ofrecen vacantes. En la actualidad, lo que determina si una persona se emplea o no, pero sobre todo si permanece o no en una empresa, es la cantidad de dinero que se paga como sueldo; y no el amor a la camiseta o la pasión por su vocación, mucho menos por respeto a la empresa que le abrió sus puertas.

Lea también:  10 preguntas más comunes en una entrevista de trabajo

 

Siendo así, los encargados de elaborar los tabuladores de sueldos y prestaciones, deben de tomar esto en cuenta definiendo remuneraciones lo suficientemente justas que satisfagan las necesidades reales de los trabajadores. Sé que lo que recomiendo parece difícil y descabellado, pero así como se “ajustan” las tarifas de la gasolina, gas y electricidad, el gobierno y el sector empresarial deben buscar la manera de que los sueldos se ajusten a las necesidades reales de la población que debe trabajar para mantenerse.

 

Lea también: No progresar por cobardía o comodidad

Foto temática | Pxhere.com

Únete al grupo de Mi Bolsillo en WhatsApp

 

¿Por qué el gobierno sí puede ajustar precios o implantar impuestos para que sus finanzas sí le alcancen para satisfacer sus necesidades? Siguiendo la misma fórmula, empresas y familias deberíamos explicarle al gobierno por qué no podemos pagar los aumentos de precio en los energéticos ni pagar ciertos impuestos, ajustando nuestros pagos a los ingresos que tenemos.

 

Sé que esto no funciona así, pero algo se debe poder hacer. Que los asesores en economía, y funcionarios con posgrados en universidades extranjeras se pongan a hacer su trabajo y al menos encuentren algo que permita que México realmente vaya por un camino de certidumbre, a pesar de todos los grandes problemas que nos aquejan y que diariamente crecen.

 

Lea también: Diez factores para ser feliz en el trabajo

Hoy tenemos dos tipos de trabajadores, preponderantemente: el que permanece trabajando en la empresa, pero bajo protesta por la inconformidad del sueldo que percibe, y que se queja constantemente ocasionando muchos problemas; y el que dura poco porque renuncia, y a veces ni eso, para irse por un poco más de dinero a trabajar en la competencia, o a realizar trabajos que no tienen  nada que ver con lo que le gusta o sabe hacer. Desde luego que también tenemos al tipo de trabajador conforme, tanto con lo que le pagan como por las labores que realiza, pero estos son los menos. La mayoría se quejan que nos les alcanza lo que ganan.

 

Es por ello, inminentemente necesario que los patrones actualicen sus tabuladores de sueldos, prestaciones y bonos, para minimizar este problema, al menos por el lado económico, porque la inconformidad de los trabajadores no sólo es por lo que ganan, sino por horarios, cargas de trabajo, conflictos interpersonales, mala relación con jefes, condiciones laborales, y lo que se acumule en el día a día.

 

Para reflexionar. #frases #finanzaspersonales #economia #emprendedores #MiBolsillo

Una publicación compartida por Mi Bolsillo (@mibolsillo01) el

 

Lamentablemente, la modernidad y las nuevas tecnologías están llevando a las sociedades a la pretensión de lo cómodo, práctico, placentero, económico y justo, que están tronando los modelos económicos que de cierta forma habían dado estabilidad al mundo. Hoy la gente quiere un sueldo que le alcance para satisfacer sus necesidades reales, si no, simplemente se van, aunque afecten al empleador que los capacitó y confió en ellos.

 

Por: Óscar Fosados Arellano, Capacitador y asesor empresarial

 

Temas

  • Satisfacción laboral
  • Salarios en Mexico
  • Retención de personal

Comentarios