Por estas razones puedes perder el derecho a tu pensión del IMSS
Retiro

Por estas razones puedes perder el derecho a tu pensión del IMSS

Existen diferentes tipos de pensión; por retiro, por incapacidad, y cuando beneficia a los familiares dependientes de un pensionado fallecido. Según la Ley del Seguro Social, estos son los motivos por los que podrías perder tu derecho.

Por: Rodolfo López Millán

Pareciera que cada nueva generación de mexicanos tiene más complicado obtener el derecho a una pensión. Hoy en día, encima de que los requisitos son más demandantes, quien aspire a un retiro digno tiene que hacer un esfuerzo extra invirtiendo su dinero. A pesar de estas dificultades, son muchos los mexicanos que cuentan con el beneficio económico por jubilación, incluso para algunos es la única fuente de ingresos.

Además del beneficio para adultos mayores, este tipo de prestación económica puede protegerte en caso de que resultes incapacitado a causa de un accidente o enfermedad, y puede funcionar como seguro de vida, que ampara a los familiares dependientes de un pensionado fallecido. Por todo esto, es importante que sepas que la Ley de Seguro Social contempla circunstancias en que puedes perder estos derechos.

Te sugerimos leer: Moneda digital del Banxico: ¿Qué ventajas y desventajas tiene?

¿Qué tipos de pensión ofrece el IMSS?

Antes de hablar sobre las formas en que puedes perder el derecho a pensión, habría que comenzar por decir qué tipos existen; por jubilación, para adultos mayores de 60 años que cumplan con los requisitos; por incapacidad o invalidez, para los que sufren de una enfermedad o hayan sufrido un accidente durante el trabajo; y finalmente, la que se paga a familiares que eran dependientes de un pensionado que falleció.

¿Porqué podrías perder el derecho a la pensión del IMSS?

En el caso de la pensión para el retiro, la manera más evidente en que puedes perder el derecho es no trabajando. Es decir, es absolutamente necesario trabajar durante más de tres cuartas partes del tiempo que hayas cotizado, así como tener un mínimo de 500 semanas de cotización. En casos como el anterior, si el sujeto en cuestión fallece, los familiares que dependan de él tampoco aplican.

Por otro lado, en el caso de pensión por invalidez será requerido ajustar un mínimo de 250 semanas cotizadas, aunque si demuestras que la invalidez sobrepasa el 75%, se puede ser acreedor con solamente 150 semanas. De otra forma, el afectado no aplicaría para recibir el beneficio económico.

Las semanas necesarias para conservar el derecho en caso de una enfermedad o accidente provocado por el trabajo son menos, apenas 52 semanas laborando. Aunque hay una excepción para trabajos de riesgo, en que se necesitan solamente dos semanas. 

Te sugerimos leer: IMCO: 4 de cada 10 trabajadores mexicanos están en pobreza laboral

Toma en cuenta que según la Ley del Seguro Social, en un escenario en que dejaras de trabajar pero ya tuvieras los derechos adquiridos, los conservarás únicamente por un periodo no mayor de doce meses después de la fecha de tu baja; la cantidad de tiempo será la misma que una cuarta parte de lo cubierto por tus cotizaciones semanales.

Otra cosa importante, actualmente existen dos regímenes por los que puedes pensionarte; Régimen de 1973 y Régimen de 1997. Cada una determina diferentes requerimientos para ser acreedor de una pensión.  

Para más información de éste y otros temas visita nuestra sección de Retiro.

Síguenos en

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS