Requisitos para pensión del IMSS: semanas cotizadas y mucha paciencia
Retiro

Requisitos para pensión del IMSS: semanas cotizadas y mucha paciencia

Con la historia de don Marcelo, quien está haciendo trámites buscando una pensión, te contamos algunos de los tropiezos comunes por los que tu retiro se puede retrasar o que te pueden perjudicar.

Por: Gladys Gonzalez

Uno de los requisitos principales para que los trabajadores con Seguro Social consigan pensión del IMSS, es tener la cantidad de semanas cotizadas que indica la Ley del 73, mínimo 500 semanas. En el caso de la Ley del 97  se requerían 1,250 semanas cotizadas, situación que cambió con la reciente reforma y ahora se necesitan 750 semanas, aunque cada año aumentarán 25 semanas hasta llegar a 1,000 semanas en el año 2031.

Sin embargo, aunque las semanas cotizadas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social son indispensables no son lo único que se requiere. No es extraño que los derechohabientes se quejen de la cantidad de trámites o 'vueltas' que deben realizar para conseguir la resolución favorable cuando solicitan una pensión. Sin embargo, muchas veces los trabajadores, por desconocimiento y/o falta de previsión, nunca reunieron la documentación que les solicitarían para cada paso de la solicitud, ni acudieron con anticipación para conocer los requisitos válidos. 

También te puede interesar ¿Cuándo se pierde una pensión por viudez del IMSS o del ISSSTE?

Y es aquí donde se necesita reunir toda la paciencia de que se pueda ser capaz, para no desesperarse y dejar a medias los trámites. Tal es el caso del señor Marcelo, que nos platicó un poco de su experiencia al decidir que ya era momento de retirarse.

Semanas cotizadas no desaparecen, pero puedes perder el derecho a usarlas

“Si hubiera sabido que eran tantos papeles, habría guardado los recibos de cuando me pagaban en los trabajos. Hay muchas semanas (de cotización que no me aparecen). Nomás así, que no están. Me piden un comprobante de mi primer trabajo. Imagínese, empecé a trabajar en el 69 (1969); sí aparezco con el número del seguro (social) de ese año, porque fue la primera vez que me registraron. Pero no sirve de mucho porque no tengo cómo comprobar el tiempo que estuve en ese trabajo y no me cuentan esas semanas”.

Después Don Marcelo nos comenta que en realidad, sus semanas cotizadas no están 'desaparecidas' pero como dejó de trabajar cotizando al IMSS por más de cinco años, esas semanas están 'desactivadas': así se lo explicaron en el Instituto.  Para que vuelvan a tener valor, le dijeron, él tendría que laborar de nuevo con seguro social y entonces sí podrían ser utilizadas, pero pensando en solicitar su pensión dentro de un año y tres meses aproximadamente.

Sin embargo, pensionarse en su situación es algo que no encuentra posible. 

"Ya tengo muchos achaques", se queja, "ya lo único que quiero es sacar mi dinero para ver qué hago con él. Ya sé que no hay para cuándo consiga pensión", sentencia. 

"No me voy a poner a trabajar nada más para que me den seguro. Y luego de aquí a que vuelva a meter papeles... ahí me llevó ya".

Te recomendamos Qué pasa cuando el SAT te descubre depositando a alguien sin RFC

Para la generación de don Marcelo, haber trabajado desde hace décadas, cuando los sistemas no eran digitales como ahora, tener su documentación en regla ha sido un problema. Parte de la información que tiene el IMSS de esa época o antes no ha sido o no fue digitalizada. Aunque la mayoría de la información ya está en la base de datos del Instituto, hay mucha que no pudo ser comprobada o que pudo perderse antes de capturarla correctamente en el sistema.

Y se puede argumentar que es responsabilidad del IMSS tener esa información actualizada, pero  también, cada derechohabiente, tendría que guardar documentos que comprueben su actividad laboral a lo largo de sus años de vida. 

Sin embargo, como nos cuenta don Marcelo, “a las 'personas de antes' no se nos ocurría que fuéramos a necesitar esos papeles y no guardamos nada”.

Para las nuevas generaciones, que tienen acceso y conocimiento de las plataformas en línea, el panorama debería ser distinto. Actualmente se puede descargar el archivo de las semanas cotizadas con regularidad. La hija de don Marcelo, Gloria, nos comenta que puntualmente, cada bimestre o cada vez que cambia de trabajo, checa y guarda sus semanas cotizadas, por internet.

“A mi papá ya no le tocó saber hacer eso. Yo empecé yendo al 'ciber' para que la muchacha que lo atiende me pasara el archivo. Y en algunos meses ya lo estaba haciendo yo, sin ayuda de nadie. Pero no todos le entienden o nadie les explica cómo. Muchos están muy viejitos ya y no ven bien en las pantallas”, apunta.

Como prevenirte para que tus semanas cotizadas no se pierdan

Sea cual sea la razón por la que puede haber complicaciones cuando se trate de te reconozcan tus semanas de cotización, hay algo que debes tener muy claro: lo mejor es que tengas actualizada esa información, que la consultes de forma constante y sobre todo en el caso de las semanas cotizadas, que tengas un respaldo de los archivos.

Te puede interesar 3 consejos para sacarle mayor provecho a su tarjeta de crédito

Cómo descargar tu constancia de semanas cotizadas 

Obtener y descargar tu constancia de semanas cotizadas en el IMSS es muy sencillo y sobre todo rápido. Olvídate de hacer filas o esperar para conseguirlo. Lo primero es que tengas a la mano la siguiente información.

Requisitos

  • Clave Única de Registro de Población (CURP).
  • Número de Seguridad Social (NSS).
  • Un correo electrónico.

Así puedes solicitarla

En primer lugar, entra al portal oficial del IMSS, ahí localiza y da clic en el apartado de Semanas cotizadas. Posteriormente escribe los datos que te indica la página, como CURP, NSS y tu correo electrónico; una vez que tus datos estén capturados, da clic en Continuar.

De manera automática te mandará a otro portal, donde te aparecerá un letrero en el que te dan la bienvenida, selecciona la opción del trámite que quieres hacer o el tipo de información que necesitas consultar, en este caso sería Constancia de Semanas Cotizadas en el IMSS.

Posteriormente el portal te redireccionará a otro lugar, tienes que teclear el captcha (son letras y números que funcionan como comprobante de seguridad) que aparecerá en la pantalla. Después elige la opción de Reporte Diario y da clic en Solicitud de Constancia de Semanas Cotizadas del Asegurado.

Cuando llegues a esta parte del proceso, de manera automática aparecerá un archivo en formato PDF con toda tu información o historial laboral: desde la primera vez que fuiste dado de alta con Número de Seguro Social, hasta tu último trabajo o el actual. También recibirás esa información en tu correo electrónico, podrás guardar el documento o descargarlo e imprimirlo. Así de fácil y rápido, además sin ningún costo. 

Esta información es importante porque podrás conocer lo que hay registrado sobre tus trabajos y corregir a tiempo si aparece un error, sobre todo con respecto al tiempo y salario de cotización.

Requisitos generales para pensión con la ley del 73

Para saber si te corresponde una pensión bajo esta ley, debes cumplir con los siguientes requisitos:

  • Que hayas empezado a cotizar ante el IMSS antes del 1º de julio de 1997. Es decir que tu primer registro laboral con Número de Seguridad Social sea previo a esa fecha.
  • Contar con un mínimo de 500 semanas cotizadas RECONOCIDAS por el IMSS.
  • Que no estés trabajando en el momento de hacer la solicitud y que haya notificación de tu ex-empleador ante el IMSS.
  • Estar en el periodo de Vigencia de derechos.
  • Que el trabajador o trabajadora solicitante tenga por lo menos 60 años cumplidos su pide la Pensión de Cesantía o que tenga 65 años si solicitar la Pensión por Vejez. 

Requisitos generales para pensión con la Ley del 97

Esto es lo que se necesita para poder iniciar tu trámite de pensión.

  • Haber empezado a cotizar ante el IMSS desde el 1 de julio de 1997.
  • Si inicias tu solicitud durante este 2021, necesitarás como mínimo 750 semanas de cotización (si lo haces desde 2022, las semanas requeridas irán aumentando cada año, hasta llegar a las 1,000 semanas en 2031).
  • Debes tener entre 60 a 64 años si quieres solicitar la Pensión por Cesantía.
  • Para la Pensión por Vejez debes tener 65 años cumplidos.
  • Tienes que generar en tu Afore un Expediente de Identificación de Trabajador actualizado.

Finalmente, recuerda que lo importante es que te asesores antes de tomar cualquier decisión. Hay personas para las cuales es buena opción volver a trabajar para seguir cotizando y conseguir una pensión. En otros casos, su situación se los impide, por lo que para ellas es más conveniente retirar sus fondos. Ambas soluciones son válidas, pero siempre depende la situación.

Para más información de este y otros temas, visita nuestra sección de Retiro.

Síguenos en

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS