Retiro

Semanas Cotizadas extra son clave en pensiones 

A los 60 años un trabajador ya puede pensionarse, pero a esa edad tendrá derecho sólo al 75 por ciento del promedio de su salario de las últimas 250 semanas cotizadas.

Por Agencia Reforma

Semanas Cotizadas extra son clave en pensiones  - Orlando Samaniego (Reforma)

Monterrey, México (Alfredo González) - El número de semanas de cotización en el IMSS que acumule un trabajador en su vida laboral será clave para elevar el monto de la pensión que recibirá, señaló Gerardo Chavarría, gerente de Metodología y Asesoría Comercial de Afore Sura.

"Es común que el trabajador que tramita su pensión desconozca que las semanas que haya cotizado son tan importantes como el salario base de cotización de las últimas 250 semanas, que son las que el IMSS promediará (en principio) para obtener su pensión".

A los 60 años un trabajador ya puede pensionarse, pero a esa edad tendrá derecho sólo al 75 por ciento del promedio de su salario de las últimas 250 semanas cotizadas.

La Ley de 1973 del IMSS exige cumplir por lo menos con 500 semanas de cotización como trabajador, y en el cálculo del monto a recibir establece que cada 52 semanas adicionales a las mínimas exigibles implican un aumento de la pensión.

El alza en la pensión por las semanas cotizadas adicionales dependerá del rango salarial en el que el trabajador cotice de acuerdo con un diagrama conocido "Tabla de Cuantía e Incrementos".

Según el grupo de salario al que el trabajador pertenezca en esa tabla, será el porcentaje en el que elevará su pensión por las semanas adicionales que cotizó arriba de las 500.

En el cálculo intervienen factores como la Unidad de Medida de Actualización (UMA), cuyo valor determina cada año el Inegi y que para el caso del 2020 equivale a 86.88 pesos.

"Por ejemplo, si la base de la pensión de un trabajador rebasa el monto equivalente a un salario mínimo más seis veces el valor de la UMA (25 mil 876.20 pesos al mes), entonces, por cada 52 semanas adicionales a las 500 su pensión aumentaría en un 2.50 por ciento (sobre la base de pensión calculada con el promedio de las últimas 250 semanas)", explicó Chavarría.

En el caso de que el salario base o promedio de las últimas 250 semanas fuera el salario mínimo, la pensión aumentaría sólo en un 1 por ciento de la base por cada 52 semanas adicionales a las 500 que le dan derecho a pensión.

Ese porcentaje aumenta 0.25 puntos porcentuales para los trabajadores del siguiente rango salarial, que parte de un monto superior al equivalente de un salario mínimo más el valor de una UMA. En este nivel, la pensión del trabajador aumentaría 1.25 por ciento por cada 52 semanas adicionales a las 500 que haya estado cotizando ante el IMSS.

Y así sucesivamente. Si el salario base de cotización es mayor a un salario mínimo más dos UMAs, aumentaría otro 0.25 por ciento más, es decir, a 1.50 por ciento por cada 52 semanas que cotizó por encima de las 500.

Si su salario base de cotización supera el mínimo más tres veces la UMA obtendría 1.75 por ciento adicional por cada 52 semanas adicionales que haya cotizado y si lo supera con cuatro UMAs obtendría un 2.00 por ciento más por cada 52 semanas.

La dinámica continúa hasta llegar al salario mínimo más seis veces la UMA, en la que aumenta a 2.50 por ciento.

"Antes de iniciar algún trámite es importante que el trabajador verifique que se le reconozcan en el IMSS la totalidad de las semanas cotizadas", aconsejó Chavarría.

"Hemos identificado que por desconocimiento, el trabajador no reclama que el IMSS le reconozca la totalidad del tiempo cotizado y ese es uno de los focos importantes".

Para más información sobre las Semanas Cotizadas, visita la sección de Retiro de MiBolsillo.com. También puedes seguirnos en Google News activando la estrella. 

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Retiro