Por qué contratar un seguro para negocio
Seguros

Por qué contratar un seguro para negocio

Qué daños debe cubrir una póliza para que tu patrimonio quede protegido en caso de siniestro

Por: Mi Bolsillo

Cuando una persona decide tener su propio negocio realiza una gran inversión para sacar adelante el proyecto. Desde la compra o renta del local, insumos, máquinas, contratación de personal y una adecuada administración son piezas fundamentales.

Sin embargo, cuando ocurre un siniestro, como un incendio, todo el patrimonio de esa persona puede verse gravemente perjudicado, sin contar con el hecho que al perder el negocio, se pierden fuentes de empleo. Ante esto, es importante que conozcas los peligros que te hagan decidir Por qué contratar un seguro para negocio.

Muchos seguros cubren daños por incendio. Foto: Pixabay

Por qué contratar un seguro para negocio

De acuerdo con la Condusef, aunque las compañías de seguros tienen distintos productos para dar cobertura los negocios, incluso personalizados en función de las necesidades de quien contrata, hay algunas coberturas que son usuales:

Cobertura para equipo y maquinaria
  • Si se presenta algún siniestro, la póliza te brinda la posibilidad de rentar máquinas y equipo parecido o igual al que sufrió algún daño, para que el negocio siga funcionando.

Lee también Guía sobre seguros de gastos funerarios  

Cobertura por fenómenos hidrometeorológicos
  • Cuando las inundaciones por huracán, granizo, lluvia, etc. dañan tus bienes o te genera daños, la póliza los ampara. Sin embargo, cuando se trata de aquellas afectaciones generadas por sismos o erupción de volcanes, se tiene que contrar un seguro aparte.
Incendio
  • Al ocurrir este tipo de siniestro, la póliza suele amparar muebles, inmuebles propios o arrendados por quien contrató el seguro, y que son necesarios para el funcionamiento del negocio.
Cobertura para limpieza de escombro
  • Este cobertura incluye demolición, desmontaje o aquellos gastos que se realicen para desocupar un área dañada para reconstruirla o repararla.
Cobertura por cristales rotos y anuncios luminosos rotos o destruidos
  • Los elementos tienen que estar instalados y fijos en el negocio para que aplique la póliza.
Cobertura por robo de bienes

La cobertura puede variar dependiendo la aseguradora, pero lo más común es:

  • Sustracción de mercancías, efectivo y valores que estén en el negocio asegurado;
  • también puede incluir aquellos que pertenezcan a los clientes del lugar y/o trabajadores;
  • en otras pólizas también añaden bienes de terceras personas que sean responsabilidad del negocio.
  • Otro de los aspectos que puede incluir y que debes verificar en el contrato son el robo con violencia y/o asalto de artículos; dinero y valores en custodia de cobradores.
Cobertura para asistencia empresarial
  • Este tipo de cobertura consiste en servicios especializados en cerrajería, plomería; personal de limpieza, así como asesoría legal, etc.
Cobertura por interrupción de actividades
  • Esta debe ser especificada en la póliza y consiste en que la aseguradora cubra la pérdida real de un negocio, que dejó de realizar sus actividades por un siniestro. El tipo de siniestro debe aparecer en el contrato.
Cobertura por daños o pérdida de vehículos automotores
  • Abarca a vehículos custodiados o propiedad del contratante, pero tienen que encontrarse en el local o predio expresado en la póliza como ubicación del riesgo.
  • Por ejemplo, si tienes un auto que uses para entregas de tu producto, ocurre una inundación en tu local y el vehículo resulta dañado, la aseguradora debe hacerse cargo.
Cobertura por máquinas rotas o equipo electrónico roto
  • No importa si se trata de dispositivos móviles, portátiles o fijos, la póliza te ampara contra pérdida o daño material directo. Algunas aseguradoras te ofrecen la renta de dispositivos similares para que el negocio siga funcionando.
Cobertura por responsabilidad civil
  • Si la actividad de tu negocio repercute y genera daños a terceros, la póliza del seguro debe cubrir los gastos que te generen. Las aseguradoras pueden personalizar el producto que contrates en función del giro de tu negocio. Por ejemplo, si tienes un restaurante y los comensales sufren alguna intoxicación que requiera asistencia médica u hospitalización.

Finalmente, recuerda que siempre puedes solicitar un producto personalizado. El costo dependerá de la cobertura que busques y el giro de tu negocio.

Temas

  • Cobertura
  • seguro para negocio
  • póliza

Comentarios