Un daño como las bolsas de aire reventadas, te sugerirán que puede haber problemas estructurales que no se ven a simple vista. (Pixabay)
Seguros

¿Quieres un auto usado? Comprarlo a una aseguradora puede salir muy caro

Si te dejas llevar por una ganga al adquirir un vehículo de segunda mano, puedes estar comprando más problemas de lo que esperas, cuidado con estos detalles.

Por: Ivo Esqueda

Un daño como las bolsas de aire reventadas, te sugerirán que puede haber problemas estructurales que no se ven a simple vista. (Pixabay)

Un daño como las bolsas de aire reventadas, te sugerirán que puede haber problemas estructurales que no se ven a simple vista. (Pixabay)

Cuando nos hacemos a la tarea de buscar el automóvil que queremos adquirir, no faltará la ocasión en que un vendedor traiga la opción de un coche con una factura de aseguradora, cuyo precio puede hacer que nos detengamos a considerarlo seriamente por lo atractivo del monto, pero antes de aceptarlo como una ganga piénsalo bien un momento y date la oportunidad de analizarlo con calma.

Si de hacerte de un vehículo usado se trata, un factor que puede determinar nuestras decisiones en la búsqueda será sin duda el precio. Especialmente si tenemos previsto un presupuesto para este proceso, cuando un vendedor ofrece un modelo cuyo valor suele ser más alto a un precio muy inferior, es fácil dejarse llevar y aceptarlo así.

Pero no hay que precipitarse, pues cuando estas unidades se encuentran a muy bajo costo, no debería sorprenderte que te topes con algunos daños casi insignificantes cuya reparación no signifique gran cosa; pero tampoco te tomará desprevenido cuando te veas obligado a desembolsar cantidades más grandes de dinero, que es lo más probable. Algunos daños considerables en este tipo de circunstancias pueden ir desde bolsas de aire reventadas –que son indicio de posibles afectaciones a la estructura del vehículo-, y que por lo mismo nos hablan de ponernos en riesgo al conducirlo.

A veces sólo se trata de reparaciones menores las que necesita un auto de segunda a precios de oportunidad, pero no siempre es así. (Pixabay)

Si tras un percance el automóvil se reconstruyó, no puedes saber a ciencia cierta si la reparación se llevó a cabo de la manera adecuada, o si las piezas y materiales tienen la calidad óptima.

Esto es sólo desde el aspecto de seguridad, pero no olvides además la posibilidad de que existan dificultades legales que el coche traiga arrastrando, como impuestos pendientes, o incluso reportes de robo o que estuviera involucrado en algún ilícito, que en algún futuro podría meterte en líos con la autoridad.

Lea ¿Vas a rentar tu casa? Buenas razones para asegurarla primero

Aunque puedas respaldarte en una factura que avale que eres el nuevo propietario de la unidad, el proceso para acreditar la situación legal del auto te hará pasar un rato incómodo y seguramente te dejará un mal sabor de boca el saber que podría repetirse.

Por esto, aunque parezca una ganga comprar ese auto de oportunidad, serénate y evalúa tus posibilidades, tratando de evitar las unidades que sufrieron un daño severo.

Para más información sobre este y otros temas, visita la sección de Seguros de Mi Bolsillo.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS