Foto temática
Seguros

Seguro de autos; evita sorpresas en su contratación

La Condusef señala que esta protección es importante, aunque cada usuario debe elegir el que más le convenga

Por: Mi Bolsillo

¿Qué pasaría si hoy, te vieras involucrado en un accidente vial que representara miles de pesos en gastos? Si tu respuesta es que tienes un seguro de auto para respaldarte, puedes estar tranquilo en que este percance no dañará gravemente tu patrimonio.

Pero si tu situación es que vas por la vida manejando sin este tipo de protección, las consecuencias de un accidente pueden ser muy fuertes. No importa qué tan precavido seas al conducir, puedes verte involucrado por culpa de otros, pero igual te meterás en problemas.

Foto temática (Pxhere.com)

Recibe notas de Finanzas Personales por Telegram

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), las coberturas más comunes de los seguros automotrices son:

*Daños materiales: La aseguradora se hace responsable de cubrir los montos de pérdidas por motivo de choques, caídas de árboles, volcadura, entre otros.  

*Gastos médicos: Cubre el pago de las atenciones hospitalarias por daños físicos de la persona asegurada y sus acompañantes al momento de un accidente de tránsito.

*Robo total del auto: Si eres víctima de la delincuencia y se llevan tu vehículo, la empresa aseguradora deberá darte su equivalente en dinero, según su valor.

*Responsabilidad Civil: Te protege de daños materiales, lesiones físicas o hasta muerte que pudieras causar a terceros. Este último es el que comúnmente se conoce como ‘daños a terceros’ y es obligatorio en el país.

*Asistencia legal: Representantes legales de la aseguradora te acompañan. En algunos casos pagan la fianza para evitar una detención.

Únete al grupo de Finanzas Personales por WhatsApp

En todos los casos, lo recomendado es que siempre te tomes tu tiempo para comparar las diferentes opciones de costos y cobertura que te ofrecen las empresas. El de los seguros se trata uno de los mercados más competitivos, y eso juega a tu favor.

Ten cuidado en lo que firmas. Lee bien todas las cláusulas – las letras chiquitas – para que sepas qué sí y qué no te cubrirá el plan que decidas pagar. Cuida que la información del contrato y tus datos sean los correctos, para que tu protección no pierda validez.

Temas

  • Finanzas Personales
  • Seguro de auto
  • Daños a terceros

Comentarios