En internet es muy común encontrar publicaciones en las que monedas bastante comunes se ofrecen a altos precios. (Pixabay))
Tips

Bien cotizada: el dueño de esta moneda de $20 quiere a cambio $25 mil

Seguramente tienes una de estas en tu vieja alcancía, pero suelen verse en internet a precios mucho mayores que lo que te la aceptan en una tienda o negocio.

Por: Ivo Esqueda

En internet es muy común encontrar publicaciones en las que monedas bastante comunes se ofrecen a altos precios. (Pixabay))

En internet es muy común encontrar publicaciones en las que monedas bastante comunes se ofrecen a altos precios. (Pixabay))

El Banco de México (Banxico) ha estado lanzando en años recientes varias ediciones especiales de monedas de veinte pesos que, como habrás notado, siempre han tenido diseños variables desde que se implementó el sistema monetario de los Nuevos pesos (N$) en México. No es la más común de las denominaciones que circulan normalmente, y por ello también es menos probable que te encuentres con una presentación en específico. Algunas personas disfrutan coleccionando de las distintas piezas disponibles de esta moneda, y otras tantas aprovechan cuando consiguen una para tratar de venderlas a los que las coleccionan. En ese caso los precios que manejan suelen ser más elevados que el valor que posee en sí, conocido como valor nominal.

Si llega a tus manos una de estas ediciones especiales, como la que tiene como motivo los 500 años de la Fundación de la Ciudad y Puerto de Veracruz que esté en buenas condiciones, quizá te interese saber que en páginas de internet especializadas en comercio digital algunos vendedores asignan precios para estos artículos que alcanzan hasta los 25 mil pesos, como en esta publicación en el portal Mercado Libre México.

Precios tan altos como 25 mil pesos se pueden encontrar por monedas que el Banxico respalda como $20 pesos circulantes. (Mercado Libre México)

Si bien el valor de una moneda coleccionable está relacionado con varios factores como su material de fabricación (que le da un valor intrínseco), la fecha y diseño contribuyen a reconocerla como una pieza de mayor o menor rareza o escasez; finalmente el aspecto de su nivel de conservación desempeña un rol determinante para ver si la pieza es valiosa para el coleccionismo.

Recomendamos también Reto de los 3 pesitos: 33 días para juntar un ahorro de $1,683

Esta moneda en particular está hecha de aleaciones de cobre, níquel y zinc al 65, 10 y 25% respectivamente, por lo que el resto de su valor se basa en la rareza y el interés que tenga un comprador en adquirirla. Así, lo que esté dispuesto a pagar por una moneda que el Banxico y cualquier institución bancaria o negocio acepta por lo que su denominación indica en veinte pesos y lo que los vendedores piden a cambio conforman los determinantes de su precio: la demanda y la oferta.

Es cada vendedor el que pone el precio de su mercancía en las publicaciones de este sitio, pero entre más elevado sea es quizá menos probable que alguien la compre si no cuenta con cualidades que la hagan un artículo especialmente interesante.

Te sugerimos leer ¿Si la esposa muere su pensión IMSS pasa al esposo; cómo solicitarla?

Si tienes una moneda de estas y quieres venderla a alguien que sí le interesa coleccionarlas, puedes hacer una publicación para ofertarla. Puedes buscar en una casa numismática que te ayuden a conocer el precio que alcanza la pieza en el mercado, para que no asignes uno excesivamente alto y te quedes esperando que aparezca alguien que la compre.

Para más información sobre este y otros temas, visita la sección de Tips de Mi Bolsillo.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS