¿Quieres tener éxito o fracaso en lo que haces? Todo es cuestión de actitud
Tips

¿Quieres tener éxito o fracaso en lo que haces? Todo es cuestión de actitud

La actitud contribuye a formar algunos rasgos de nuestra personalidad que llegan a determinan el éxito o el fracaso de los seres humanos.

Por: Mi Bolsillo

La actitud es un rasgo característico del ser humano, que se suma a los demás condicionantes de nuestra personalidad.(Foto: Pixabay.)

La actitud es un rasgo característico del ser humano, que se suma a los demás condicionantes de nuestra personalidad. | Foto: Pixabay.

La actitud es un rasgo característico del ser humano, que se suma a los demás condicionantes de nuestra personalidad.  A veces es lo único que sobresale de nosotros y puede mantenerse por encima de la motivación. Entonces, si se orienta de manera adecuada, trae beneficios a las personas. Señala esto el Doctor Juan Pablo Aguilar Meza, autor del libro Reingenieria Actitudinal: La ciencia y el arte de potenciar la actitud.

Cuando carecemos de actitud o somos incapaces de manejarla nos vemos incapacitados para alcanzar nuestras metas. Quienes logran manejar la actitud de forma adecuada consiguen llegar a ellas, y aquellos que la usan de forma inteligente multiplican sus resultados.

A veces la actitud es lo único que sobresale de nosotros. Foto: Pixabay.

Existen tres tipos de actitud, que se relacionan con el resultado en las actividades que realizamos y reflejan, en buena medida, nuestro comportamiento ante el entorno:

La productiva. Que genera o produce resultados. No basta con tener una intención positiva, sólo podremos alcanzar el resultado esperado

La reactiva. Esta mueve al individuo según el interés y el humor del mismo para realizar actividades.

La reductiva. Aunque sepa demasiado y tenga la capacidad, la persona no trabaja para alcanzar metas.

En el ámbito laboral, alrededor de 80% de las personas tienen actitudes reactivas y es difícil encontrar a quienes tienen una actitud productiva. La falta de compromiso provoca el desinterés en conseguir metas, lo que disminuye la productividad, pues las personas no se sienten o no están comprometidas con la causa.

La paradoja de la actitud es que para mejorarla no nos debemos enfocar en ella si no en sus componentes, para así identificar cuál se ha distorsionado y efectuar una intervención. Para conocer nuestra actitud y poder mejorarla, la persona debe analizar su identidad, valores, creencias, predisposiciones, motivación y autopercepción, los cuales son los elementos que forman las actitudes.

Es fundamental analizar el entorno, encontrar dónde estamos; ya sea a nivel personal, con quién nos relacionamos, el sitio donde vivimos, trabajamos y pasamos el tiempo; cuáles son nuestras creencias, nuestros valores y la predisposición hacia las cosas.

También puedes leer: ¿Cómo tramitar la Visa H-1B para trabajar en Estados Unidos?

Entender la motivación y desmotivación es, por decirlo así, la puerta de entrada para la actitud.

Es necesario revisar la autopercepción en ciertas situaciones, con ciertas personas o realizando determinadas actividades en las que debemos mejorar nuestra actitud. Esto es algo muy valioso, pues constituye el bosquejo para dar el primer paso hacia la asimilación de una mejor actitud.

La motivación y la actitud pueden confundirse; pero son diferentes: la motivación es como encender un cerillo, es menor el esfuerzo, pero es efímero, se apaga pronto; mientras que la actitud es una fogata, se trata de un proceso personal extenso, que puede durar mucho tiempo encendido y dar más luz.

Identificar nuestra actitud para mejorar, la que tomamos ante el trabajo, la vida, la familia, la religión y otros elementos de la vida, es el primer paso para entender cuáles son nuestras oportunidades de mejora.

Te recomendamos Beca de excelencia de UNAM y FEMSA, cómo solicitar los 12 mil pesos

Antes de tomar decisiones, se debe tomar en cuenta que hay patologías mentales que dificultan el proceso de reingeniería actitudinal de las personas, y se necesita la opinión de quien le esté dando tratamiento antes de poder intervenir.

Más información en nuestra Sección Tips.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista

Mi Bolsillo

Ver más

Comentarios

TE RECOMENDAMOS