Ser aval implica que ACEPTAS PAGAR deudas ajenas.
Tips

Ser aval implica que ACEPTAS PAGAR deudas ajenas

Un mal pagador que te ponga como aval, puede hundirte en el Buró de Crédito y no solo afectar tu historial, sino tu patrimonio. 

Por: Mi Bolsillo

Que alguien te pida ser aval, es un asunto incómodo, pero lo mejor es que digas clara y rotundamente que NO ACEPTAS, porque esto te puede afectar mucho, no solamente en las molestas llamadas y hasta visitas de despachos de cobranza, sino que directamente afectará tu historial crediticio en el Buró de Crédito.

Esto es así, aunque tú no hayas sacado el crédito, al ser aval adquieres un compromiso de pago. De hecho, de acuerdo a Coru.com y Brand Engagement, una de las causas más comunes para que las personas acaben en el Buró de Crédito tiene que ver con el hecho de haber sido aval de un mal pagador.

16 por ciento de las personas que están en el Buró de Crédito con una mala nota, lo están por haber sido aval de alguien que no pagó. Incluso, se dan los casos de que muchas personas prestan su tarjeta de crédito a una tercera persona y no paga, pero por esa deuda ajena, a su nombre, terminan afectados.

Las obligaciones que adquieres al ser aval de alguien | Foto: Reforma
Las obligaciones que adquieres al ser aval de alguien | Foto: Reforma

Sebastián Medrano, director de Coru.com, indica que al ser aval, una persona se convierte en DEUDOR SOLIDARIO, es decir, asume que la deuda de otra persona también es suya y en caso de que ésta no pague, el aval se debe hacer responsable de cubrir el adeudo, más los intereses acumulados.

Si de plano te da vergüenza decir que no, o confías mucho en la persona que te pide que seas tu aval, solamente debe quedarte muy claro que en estos casos, para las entidades financieras, la deuda no es sólo del que la contrata, sino también de su aval.

Obligaciones de un aval

Al pedir un crédito, la entidad otorgante realiza un estudio o análisis de riesgo del solicitante para verificar que tiene capacidad de pagar el monto prestado y cumplir el contrato. Es derecho del prestamista pedir alguna garantía para aprobar el crédito, aquí es donde entra la figura del aval. 

Legalmente, un aval es una persona física o moral, que asegura que la deuda será saldada, específicamente en el caso de las fianzas o avales solidarios. Eso quiere decir que si la persona o empresa que contrajo la deuda no paga, la institución que dio el préstamo tiene el derecho de exigir al aval que cubra la deuda e incuso puede ejecutar acción legal contra éste.

SIGUE A MI BOLSILLO EN GOOGLE NEWS

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS