Vivir junto al mar calma las mentes tanto de ricos como de pobres
Tips

Vivir junto al mar calma las mentes tanto de ricos como de pobres

Estudio reveló que sin importar el nivel económico, las personas reaccionan favorablemente frente a estos 'espacios azules'

Por: New York Times

¿Vivir cerca de la costa puede ser un bálsamo poco costoso para los problemas mentales?

"Nuestra investigación sugiere, por primera vez, que las personas de las familias más pobres que viven cerca de la costa experimentan menos síntomas de trastornos de la salud mental", aseguró la investigadora, la Dra. Jo Garrett, de la Universidad de Exeter, en Inglaterra.

Cuando se trata de la salud mental, esta zona 'de protección' podría tener un rol útil para ayudar a equilibrar las condiciones entre los que tienen ingresos altos y bajos", planteó Garrett en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, su equipo analizó las respuestas de casi 26,000 personas que participaron en la Encuesta de salud de Inglaterra.

Lea también Pollo orgánico, menor riesgo por peligroso 'supergermen'

Los investigadores compararon la salud de las personas con su proximidad a la costa, y encontraron que las personas que vivían en pueblos y ciudades cerca de la costa reportaron tener una mejor salud mental, incluso las personas más pobres.

Más o menos uno de cada seis adultos de Inglaterra sufre de ansiedad mental y depresión, y es más probable que provengan de familias más pobres, anotaron los autores del estudio.

Los espacios azules ayudan a la salud mental. Foto: Pixabay

La investigación sobre lo que los investigadores llaman "la salud azul" debería fomentar los esfuerzos de los gobiernos por "proteger, crear y animar al uso de los espacios costeros", señaló el Dr. Mathew White, psicólogo ambiental de la universidad.

"Debemos ayudar a los legisladores a comprender la forma de maximizar los beneficios de bienestar de los espacios 'azules' de los pueblos y ciudades, y de garantizar un acceso que sea justo e inclusivo para todo el mundo".

El informe se publicó en la edición del 30 de septiembre de la revista Health and Place.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS